fbpx
Home > Opinión > ¿Cómo ser mamá sin dejar de ser tú misma?

¿Cómo ser mamá sin dejar de ser tú misma?


 Mariana Herrera López (Testigo Púrpura).- Lenny se convirtió en mamá hace 28 años; recuerda lo embelesada que se sentía con la simple vista de sus hijos, para ella era maravilloso el solo verlos existir, sin embargo ella siempre tuvo bien claro un pensamiento en su mente cuando sus pequeños llegaron a su vida “No quiero ser sólo la mamá de…”

Convertirse en madre viene acompañado de un cúmulo de sentimientos encontrados; la emoción mezclada con el miedo, la confusión unida al estrés, así como la felicidad acompañada de la certeza de que estás a punto de experimentar una avalancha de cambios en tu vida y en tu persona.

Para Elena, mamá de una pequeña de 4 años, la maternidad es una metamorfosis de quien eres; es reconfortante y enriquecedora, pero también puede resultar agobiante.

Es por ello que aquí te dejamos algunos consejos de Lenny y Elena, sobre cómo reconectar contigo, y recordar que hay una parte de tu persona que solo te pertenece a ti:

  • Tomate un tiempo para ti, ya sea para leer un libro, ver una película o pintarte las uñas. Es importante que te sientas bien contigo, que te sientas acompañada incluso cuando estás sola.
  • Invierte en tus pasatiempos, si quieres aprender algo nuevo, atrévete. Siempre mantente activa y con la curiosidad de comerte al mundo.
  • Siéntete orgullosa de tus logros, es valioso que te dés el tiempo para reconocer todo aquello que haces dentro y fuera de tu familia.
  • Haz espacio para las otras relaciones en tu vida, como tus amigas. Es importante tener vínculos fuertes y significativos fuera del círculo familiar.
  • No sientas culpa por darte tiempo a ti misma, es necesario hacer espacio para una de las personas mas importantes de tu vida, aparte de tus hijos: tú.

Cuidar de nosotras mismas debe ser también una prioridad, el ser madre, no significa abandonar aquello que nos hace ser quien somos, al contrario; recordar que somos mujeres y personas con intereses y ganas de crecer es lo que, en palabras de Lenny, nos vuelve mejores personas, y al final de día, en mejores madres.

Print Friendly, PDF & Email