fbpx
Home > México > Después de 3 años, Dafne McPherson es libre y absuelta de los cargos en su contra

Después de 3 años, Dafne McPherson es libre y absuelta de los cargos en su contra

México.- Después de tres años ser detenida por un delito que no cometió, acusada de homicidio calificado por tener un parto fortuito en el baño de una tienda. Dafne McPherson fue puesta en libertad y absuelta hoy por la tarde.

Como parte de la reposición parcial del juicio de Dafne, el pasado lunes 21 de enero inició la presentación de testigos por parte de la Fiscalía General del Estado y la defensa de la joven. Es así como después de concluir la audiencia y tras un receso de 24 horas, Dafne obtuvo la declaratoria de absolución.

“Voy a empezar de cero, volverme a hacer cargo de mi hija y todo como antes. Lo único que puedo decirle a otras mujeres que están en mi situación es que nunca pierdan la esperanza”.

Para demostrar la inocencia de Dafne, su defensa demostró que la muerte de la recién nacida fue propiciada por el alumbramiento en un lugar inadecuado y hubo falta de atención médica.

Mencionó que buscarán presentar una demanda por responsabilidad patrimonial en contra de la Fiscalía General del Estado (FGE) de Querétaro y una demanda por daño moral en contra de la tienda departamental en la que laboraba cuando ocurrieron los hechos. También solicitaran mediante la Comisión de Derechos Humanos una disculpa pública.

La historia de Dafne

El 17 de febrero de 2015, una mujer llamada Dafne McPherson —de 26 años— empezó a sentirse mal en su puesto de trabajo como dependienta en el Liverpool de San Juan del Río, Querétaro. Sudores fríos y una punzada en el vientre le hicieron ir corriendo al baño de empleados. Después sintió que “una liga” se rompía dentro de ella y un fuerte dolor en el torso le partió por dentro. Solo pudo bajarse las medias y las bragas. Acababa de dar a luz, ahí, en pleno inodoro. Con un desgarro que casi le llegaba al ano y en pleno shock hipovolémico, Dafne no supo hasta ese momento que estaba embarazada, que acababa de tener un parto fortuito ni el infierno que viviría después. “Tenía miedo. Tenía mucho miedo. Hay muchas cosas de las que no me acuerdo. Perdí el conocimiento. Cuando reaccioné estaba la enfermera, le abrí la puerta y ella me dijo que todo iba a estar bien. Me tuvieron mas de una hora con los paramédicos diciéndome que me iban a ayudar, me tomaban de la mano, pero no me hicieron nada.

A punto de morir desangrada y sin conocimiento, la mujer tardó en llegar a un hospital más de dos horas. La defensa de McPherson dice que Liverpool no permitió el acceso a la Cruz Roja a sus instalaciones y solo dejó que personal médico privado atendiera a su empleada. Según sus abogadas, los sanitarios privados en ningún momento sacaron a la recién nacida del inodoro y no hicieron nada para acabar con la hemorragia de la mujer. Cuando Dafne fue trasladada a un hospital público, ya iba escoltada por la policía. Para entonces, la bebé había muerto ahogada en el váter. Dafne McPherson fue acusada de homicidio doloso (con intención de asesinar a la recién nacida) y condenada a 16 años de prisión.

el proceso de McPherson estuvo cuajado de irregularidades y que la investigación de la Fiscalía fue parcial: la policía nunca interrogó a Dafne. Cuando salió del quirófano ya tenía una notificación de que estaba detenida. No tuvo acceso a una defensa correcta. Sus primeros abogados nunca presentaron pruebas para defenderla y aceptaron las pruebas de la Fiscalía como las únicas pruebas del caso. No se consultó su expediente médico. McPherson había sido diagnosticada de hipotiroidismo tanto en la Seguridad Social mexicana (IMSS) como en el servicio médico de su empresa. En ningún momento nadie le dijo que estaba embarazada de 8 meses. Con periodos irregulares, aumento de peso y dolores que podrían ser consecuencia de su enfermedad y la medicación que estaba tomando, Dafne nunca supo de su embarazo hasta aquel 17 de febrero.

Por su estado de nerviosismo, la joven fue sacada de la sala de audiencias y siguió su juicio desde una sala anexa. Nunca supo quién estaba declarando en su contra. Nunca pudo comunicarse con sus abogados y solo volvió a ver al juez para conocer la sentencia.

Su defensa de Dafne resaltó que este caso es el primero en su tipo en México y que esperan “sea precedente de muchos más en el país”.

Fuente: El País y Entre líneas

Print Friendly, PDF & Email