fbpx
Home > Disidencia Sexual > La activista lesbiana Sarah Hegazy, se suicida a tres años de su detención y tortura en Egipto

La activista lesbiana Sarah Hegazy, se suicida a tres años de su detención y tortura en Egipto

El régimen egipcio encarceló y torturó a Sarah Hegazy por portar la bandera de arcoíris en un concierto

México / Redacción.- En el 2017 Sarah Hegazy una joven activista LGTB egipcia fue arrestada en El Cairo por portar la bandera de colores/arcoíris, que representativa de la comunidad LGBT, durante  un concierto de la banda libanesa de indie rock Mashrou ´Leila, cuyo vocalista es abiertamente gay y activista.

“El régimen egipcio encarceló y torturó a Sara Hegazy por esta foto”, escribió el domingo la activista feminista Mona Eltahawy.

 

Sara posa sonriente y tomando la bandera de colores con los brazos abiertos en el concierto de Mashrou Leila.

 

 “Fue un acto de apoyo y solidaridad, no solo con el vocalista sino con todos los oprimidos. Estábamos orgullosos de llevar la bandera. No hubiéramos jamás imaginado tamaña reacción, tanto social como del estado. Para ellos yo era una criminal, alguien que buscaba destruir la estructura moral de la sociedad”, expresió Sarah

A pesar de que Sara sabía que era peligroso hacerlo, debido al régimen egipcio del presidente Al Sisi, quien inició una campaña de persecución contra homosexuales egipcios, nunca se imaginó que sería la única mujer encarcelada por 3 meses y sería torturada con acoso, discriminación, abusos y pseudoterapia electroconvulsiva“, que ella misma relató a su salida. Fueron 56 personas más que también fueron detenidas.

“Entraron en mi casa al amanecer, preguntándome si mantenía mi virginidad y por qué no llevaba el hiyab. Tras ello, me sometieron a una descarga eléctrica sin más presentación. Después vinieron más descargas eléctricas, durante los interrogatorios, entre gritos e insultos. Animaron a mis compañeras de celda a violarme. Cuando me pusieron en libertad recibí el estigma no sólo por parte de familiares y vecinos, sino también de la comunidad. La sociedad en su conjunto señala y estigmatiza a quien se rebela contra esa cultura patriarcal basada en la opresión contra las mujeres, contra los trabajadores, contra las minorías religiosas, contra la diversidad sexual”, escribió al quedar libre tras pagar una fianza.

“La prisión me mató, me destruyó”, confesó

A pesar de alejarse de su país después de ser liberada y decidir exiliarse en Canadá junto a su amigo Alaa desde el 2018, las consecuencias de estás agresiones por parte del gobierno fue desarrollar episodios de estrés postraumático graves y a un intento de suicidio fallido, por lo que para la activista fue difícil vivir tranquilamente.

En Canadá continuó con su activismo y defendiendo los derechos humanos y condenando la represión en su país de origen.

  • La homosexualidad no está penada por ley en Egipto, pero es perseguida de facto por las fuerzas de seguridad, que impulsan redadas en busca de “homosexuales” y “satanistas”, en lo que algunos militantes opositores interpretan como maniobras de distracción del régimen del presidente Al Sisi, en un contexto de profunda crisis económica en el país (Portal Cosecha Roja).

El pasado domingo 14 de mayo se supo que Sarah Hegazy intentó suicidarse por segundo vez. El suicidio de Sarah Hegazy fue confirmada por su abogado, Khaled Al-Masrym. Se sabe también que junto a su cuerpo había una carta que decía:

Para mis hermanos, intenté encontrar redención y fallé, perdonadme. Para mis amigos, la experiencia fue dura y soy demasiado débil para resistir, perdonadme. Para el mundo: fuiste cruel en gran medida. Te perdono“.

También dejó un mensaje en su red social junto a una fotografía de ella sonriente: “El cielo es mejor que la tierra, quiero el cielo, no la tierra“.

 

De acuerdo al activista egipcio Hossam El Hamalawy, también exiliado actualmente en Alemania, escribió entonces un artículo en la revista de habla inglesa Jacobin Magazine: “El gobierno da instrucciones a los mass media para que apuesten por una cobertura anti gay, con historias sensacionalistas como lo que llaman conspiraciones internacionales promotoras del matrimonio homosexual”. Desde 2013 hasta 2017, fecha del arresto de Sarah, fueron detenidas en Egipto 232 personas por ser “sospechosas LGTBI”.

 

Con información de Mirales, Cosecha Roja y Eje Central

Print Friendly, PDF & Email