fbpx
Home > Opinión > Por la Cuarta: “El amor en su forma más plena es una serie de muertes y  renacimientos” por Enriqueta Burelo

Por la Cuarta: “El amor en su forma más plena es una serie de muertes y  renacimientos” por Enriqueta Burelo

María Enriqueta Burelo Melgar originaria de Chiapas ha sido Coordinadora del Programa de la Mujer, Consejo Estatal de Población 1984, Fundadora del Departamento de Género, UNACH y fue Secretaria Municipal de la Mujer, Tuxtla Gutierrez ( 2015-2018). Se ha desempeñado como articulista y conductora de televisión. Colaboró en el libro Desde mi Piel, un retrato de 20 políticas chiapanecas en el 2015.


Por la Cuarta | Enriqueta Burelo Melgar

 

“El amor en su forma más plena es una serie de muertes y renacimientos”

 

Desde la antigüedad el ser humano ha albergado el deseo profundo, de ir al interior de su psique, de su última neurona, de lo más recóndito de su corazón, ya Sócrates dijo: Conócete a ti mismo, que hoy en un lenguaje incluyente se redactaría en otros términos, ya que tanto hombres y mujeres ven la necesidad de este conocimiento.

Sin embargo, aquí es importante hacer una reflexión, en la antigua Grecia, este consejo, era un proyecto de futuro, lo que significaba es que cada persona debe preocuparse por lo que hace, por lo que dice, debe analizar, conocer cuál es su comportamiento, para de esa manera modificarlo, dirigirlo. Se dice que la frase estaba inscrito en el templo de Apolo en Delfos, es decir que se trataba de una recomendación divina y esa recomendación era como una especie de pauta de comportamiento, del comportamiento que está por venir, un análisis para saber qué hacer para ser mejor.

Sería interesante saber cómo las mujeres en la antigüedad encontraron su camino hacia su propio conocimiento, me imagino a Safo, la poeta de la isla de Lesbos, Aspasia, la pareja de Pericles, Hypatia, la gran matemática, a la cortesana Tais o a Cleopatra, o Europa, la hija de Filipo, retomando la recomendación divina. Les preocuparía a Diana de Potiers o Mandame Pompadour, me pregunto, conocerse a sí mismas, a ellas les debe haber interesado conocer las artes eróticas y el poder, alguien que supo controlar sus emociones y a su país fue Isabel I de Inglaterra.

Muchos años las mujeres estuvimos calladas, no nos cuestionamos si éramos felices o no, la calidad del amor, de nuestra salud, si vivíamos violencia en nuestro hogar menos el stress, las mujeres morían jóvenes, víctimas de las fiebres o en un parto, sin saberse plenas, Virginia Woolf o Alfonsina Storni, si hubieran ido a un psiquiatría que les hubiera tratado la depresión o su bipolaridad, no se hubieran suicidado, o no hubiera metido la cabeza en el horno de la estufa, la poeta Sylvia Plath; “Morir/es un arte, como todo lo demás/Lo hago excepcionalmente bien”.

Hoy el conocimiento personal desde la psicología implica una especie de retorno al pasado, equivale a echar una mirada a todo lo que ya nos ha conformado: familia, cultura, acontecimientos, traumas, amistades, etc… y definitivamente el retorno al pasado nos orienta para vivir el futuro, el conocimiento nos da poder sobre nosotras mismas.

Aun cuando la psicología no se inicia con Freud, este psiquiatra vienes, sienta las bases del psicoanálisis, y propuso un enfoque que fue y es considerado machista por las corrientes feministas de todos los tiempos, y con razón, al promover la envidia del pene como condicionante de lo femenino, yo envidiaba el pene, porque permitía a los hombres hacer pipi en todas partes, a las mujeres nos hacían casita y en cuclillas, nos mojábamos los zapatos, ahí si le doy la razón a Freud.

A pesar de este enfoque, hay que reconocer que el  psicoanálisis, permitió las mujeres hablar por primera vez, se descubre que a las mujeres lo que más les gusta era ser amadas, que las amen, a veces, es capaz de todo por amor. Todas las personas hemos visto que algunas mujeres, aterradas por la idea de “quedarse solas”, se casan o viven en pareja con hombres a los que no aman y que no les convienen, con tal de sentirse amadas. Las mujeres están acostumbrada históricamente a trabajar por amor, hacerlo por dinero es un paso que no toda mujer puede dar. En las mujeres la necesidad de ser amada será más intensa que la de amar. También, se habló que el masoquismo era auténticamente femenino, ya que su propia constitución le prescribe a la mujer sofocar su agresión, y la sociedad se lo impone; esto favorece que se plasmen en ella intensas nociones masoquistas, susceptibles de ligar eróticamente las tendencias destructivas vueltas hacia dentro. Por su constitución y por lo que la sociedad les impone: recato, piernas cerradas, calladita te ves mas bonita.

El psicoanálisis, así como las diversas escuelas Gestalt, Rogeriana, Junguiana, ofrecen a las mujeres, la posibilidad de asumir un compromiso con la libertad, durante un periodo de tiempo, el único compromiso que la mujer quería adquirir era el matrimonial, tenía la idea que eso le iba a proporcionar todo; la felicidad, el trabajo, el dinero. Es fundamental para la mujer aprender a sumar, aceptar la multiplicidad de la palabra mujer: madre, trabajadora, amante, social… la inteligencia, el amor, la satisfacción, no están en ningún lugar, se producen en el encuentro con lo social. Producir una nueva realidad donde la mujer no tenga que reducirse a ser hija, madre o esposa, permitirá que en los próximos siglos podamos llegar a conocernos como mujeres.

En particular, le recomendaría a mis lectoras, leer Mujeres que corren con los Lobos de Clarissa Pinkola. Estés, psicoanalista junguiana, quien señala que no se puede abordar la cuestión del alma femenina moldeando a la mujer de manera que se adapte a una forma más aceptable según la definición de la cultura que la ignora, y tampoco se puede doblegar a una mujer con el fin de que adopte una configuración intelectualmente aceptable para aquellos que afirman ser los portadores exclusivos del conocimiento. No, eso es lo que ya ha dado lugar a que millones de mujeres que empezaron siendo unas potencias fuertes y naturales se hayan convertido en unas extrañas en sus propias culturas. El objetivo tiene que ser la recuperación de las bellas y naturales formas psíquicas femeninas y la ayuda a las mismas.

Finalmente, lo más importante y lo más difícil es ser uno mismo, ser nosotros mismos hace que acabemos exiliadas por muchas otras y otros, sin embargo, cumplir con lo que otros quieren nos causa exiliarnos de nosotros mismos.

Un consejo: “Si vivimos como respiramos, tomando y soltando, no podremos equivocarnos.” señala Clarissa Pinkola Estés

Print Friendly, PDF & Email