fbpx
Home > Opinión > Por la cuarta: “Hogar dulce Hogar”, por Enriqueta Burelo Melgar

Por la cuarta: “Hogar dulce Hogar”, por Enriqueta Burelo Melgar

María Enriqueta Burelo Melgar originaria de Chiapas ha sido Coordinadora del Programa de la Mujer, Consejo Estatal de Población 1984, Fundadora del Departamento de Género, UNACH y fue Secretaria Municipal de la Mujer, Tuxtla Gutiérrez (2015-2018). Se ha desempeñado como articulista y conductora de televisión. Colaboró en el libro Desde mi Piel, un retrato de 20 políticas chiapanecas en el 2015.


Por la Cuarta | Enriqueta Burelo Melgar

Cuando era chava y oía comentarios de que a alguna señora le pegaba el esposo, no podía comprender  que siguiera  con el soportando golpes y me daba a mí misma una explicación simplista que todavía satisface a muchas mujeres: sigue con el porque le gustaba que le peguen. Lectora del Marques de Sade, más que de Jorge Corsi, psicólogo argentino creador del concepto de violencia familiar, pensaba es sadomasoquista. Feminista en ciernes sentía que algo andaba mal, pero no lograba comprender la razón del “seguir juntos, hasta que la muerte los separe”, épocas donde aún el divorcio era mal visto, no habían redes de apoyo, donde las mujeres debían cargar su cruz, tiempos en los que se culpabilizaba a las mujeres por no ser buenas esposa, qué tiempos señor don Simón: En mis tiempos había unas doncellas, que vestían con mucho rubor, se ponían vestidos honesto…

La naturalización de la violencia doméstica, es un fenómeno natural, valga el pleonasmo, somos golpeadas y asesinadas porque se puede, porque se acepta, porque hay impunidad, porque las mujeres somos objetos. En una encuesta realizada por UNICEF, alrededor del mundo, 126 adolescentes señalaron que algunas veces se justifica que un hombre golpee a su pareja. La cifra representa cerca de la mitad de las jóvenes de entre 15 y 19 años en todo el planeta y, según un reporte de Unicef, quemar la comida, es una de las razones aducidas para justificar el uso de la violencia contra la propia esposa o compañera. Otros motivos son discutir con el esposo, descuidar a los niños, negarse a tener relaciones sexuales o salir de casa sin permiso.

Un día cualquiera en un hogar, la señora de la casa pasa la cena a su pareja, la cena puede ser desde un humilde plato de frijoles o un salmón a las brasas, el resultado es el mismo, el plato va a dar al suelo con todo y su contenido y a la mano a la cara de la señora o a otra parte del cuerpo, porque le puso mucha sal, porque no le puso sal, porque estaba caliento , porque estaba frio, el caso es que esa noche la  esposa cenará golpes aderezados de insultos, en el mejor de los casos, ya que un mal golpe o un arma cerca y los inocentes golpes se transforman en un feminicidio. Recuerdo uno de los promocionales del Partido México Posible; 15 millones de mujeres temen salir a las calles, pero otros 15 temen entrar a su hogar.

“Hogar, dulce Hogar”, frase de lo más ajena a miles de hogares donde la violencia se ha enseñoreado, la llegada del hombre de la casa pone a temblar a todas las personas que la habitan, si hay niños o niñas ya tendrán de seguro su refugio, debajo de la cama, o un closet se transforma en la trinchera donde soportar la batalla, que la mama librará sola e indefensa o cuantos casos no habremos visto que la mujer saca la casta, el coraje y termina  matando a la pareja en defensa propia, atenuante poco valido en muchas culturas, o cuantos casos no hemos visto en la nota roja,  en que uno de los hijos o hijas mata al papa  por defender a la madre, nadie está a salvo, hasta las mascotas que son pateadas o maltratadas de diversas formas en los periodos de violencia.

“Matar y desaparecer a una mujer en este país es normal”, ello se ve reflejado en las canciones y toda esta publicidad donde somos tratadas como objetos”, ustedes recordaran el video “Fuiste mía” de Gerardo Ortiz, el cual muestra a un hombre que regresa a casa y encuentra a su pareja con otro hombre. Enojado, el protagonista lo asesina. Luego ata a la mujer a quien obliga a entrar en la cajuela de un auto que después incendia. En la escena final el cantante se retira sonriente y satisfecho. Es apología del delito, naturaliza por completo el feminicidio, da este mensaje de que si tu novia esposa o amiga te es infiel mátala”.

Por otro lado Julion Álvarez, declara que le gustan las mujeres “que sean damitas” y que sepan “agarrar un trapeador”: “Si no, no me sirven”, Es cierto que me gustan las mujeres que sean de casa y más por mi trabajo, me gusta que me atienda y que esté dedicada cien por ciento de un servidor”

Cada una es una historia, cada una experimenta su propio cuerpo, cada una sabe cómo le duele la soledad, cuánto le falta la plata, lo cuesta arriba que se le hace empujar el carro de la vida sola, la desolación que le produce frustrar un proyecto que aprendió que era para toda la vida, la rabia que le da sentir lástima por el mismo que la llama “maraca”, cuando se porta como víctima, llora, suplica y promete que nunca más…

Porque las mujeres aguantan que les peguen:

¡¿Qué cómo es que aguantan?!
Y cómo es que Tú, la que se supone no sufre violencia, cuando un macho te dice groserías en la calle, no le respondes y prefieres pasar de largo y hacer cómo que no oíste?
Y cómo es que Tú, cuando un profe se burla de las mujeres en el aula, callas?
Y cómo es que Tú, cuando tus amigos hablan mal de otra mujer, te ríes con ellos?
Y cómo es que Tú, cuando tu marido se ríe de ti y te dice que eres subjetiva, emocional, exagerada, loca, ridícula, mujer al volante, peligro andante… no te das cuenta que te está cacheteando, pero diplomáticamente?
Cómo es que le hiciste la Tesis entera a tu novio, él se graduó, y Tú dejaste la U?
Cómo es que Tú, aceptas que tus hij@s anden de puntillas, no rían no jueguen ni salten porque a “EL” no le gusta?
Cómo es que Tú, cuando compras algo para ti tienes que dar explicaciones?
Cómo es que siempre te toca a Ti con las demás compañeras, preparar las empanadas para las campañas de finanzas del Partido, del Movimiento, de la Organización, del Centro de Padres (al que van sobre todo madres)?
Cómo es que cuando te enseñan la Historia del Hombre, tú no reclamas por la de la Mujer?
Cómo es que soportas cuando ellos se burlan o te ignoran si intentas hablar algún problema feminista que tú visualizas como político y ellos en cambio como una….

Por estas pequeñas razones las mujeres continuamos siendo violentadas…. Hogar, dulce, Hogar


Fotografía principal: Tomada del cortomertaje  "El Orden de las cosas"
Print Friendly, PDF & Email