fbpx
Home > Opinión > Por la cuarta: Kilo a Kilo por Enriqueta Burelo Melgar

Por la cuarta: Kilo a Kilo por Enriqueta Burelo Melgar

María Enriqueta Burelo Melgar originaria de Chiapas ha sido Coordinadora del Programa de la Mujer, Consejo Estatal de Población 1984, Fundadora del Departamento de Género, UNACH y fue Secretaria Municipal de la Mujer, Tuxtla Gutiérrez (2015-2018). Se ha desempeñado como articulista y conductora de televisión. Colaboró en el libro Desde mi Piel, un retrato de 20 políticas chiapanecas en el 2015.


Por la Cuarta | Enriqueta Burelo Melgar

Si nos juntáramos varias mujeres a compartir nuestras promesas de fin de año, encontraríamos un denominador común, perder peso, y lo curioso es que algunas están más flacas que el cuello de una garza y otras sin necesitamos perder una tonelada de kilos, a pesar de que ya pasamos diversos momentos de la deconstrucción feminista, de amar nuestro cuerpo de aceptarlo y quererlo, de vez en siempre, nos olvidamos de ello y decimos es por salud, y salud, que vengan las otras.

Para quienes son principiantes en estos procesos de formación feminista, la deconstrucción: es un ejercicio de evaluación personal en el que la persona se esfuerza por desaprender, identificar y eliminar las actitudes machistas a las que ha estado expuesta toda la vida.

Y cada año repaso dietas, en mi años mozas, siguiente la tradición de convertir lo que se puede y deja en femenino, hice varias dietas que me funcionaban la de los 13 días, la de la Sopa del Repollo que la detesto nunca pasaba del tercer día, otra de tres días de emergencia, esa tenía su lado rico, helado de vainilla, queso chedar, galletas saladas, hasta hice una, cuyo único alimento era plátanos y leche, regularmente aguantaba hacerla 5 días, a mi hija se la recete y la pobre tuvo un ataque severo de gastritis, y por supuesto la bicicleta fija, caminar, y bailar ponía un disco de cha cha cha  y me lo chutaba todo durante 45 minutos, más o menos: “los marcianos llegaron ya y llegaron bailando ricacha, ricacha, ricacha, así llaman en Marte al chacha cha”.

Es posible que varias ya aceptemos y amemos nuestras cueras, cada lonjita, nuestra papada, la pancita chelera, pero resulta difícil aguantar todos los consejos de la familia principalmente: “para que buscas tallas grandes mejor ponte a adelgazar”,  “deberías preocuparte más por tu peso, ya que estás en contacto con muchas personas”, “estas muy joven para tener ese peso”, “con el dinero que tienes ahorrado porque que no te haces un bypass o como se llame”,  también está el body shaming o sea los insultos o consejos a quien no entra dentro de los cánones tradicionales de belleza  a través de las redes sociales.

En ocasiones uno tiene buena relación con su cuerpa, la quiere la apapapacha, sin embargo, siempre está latente la amenaza de la diabetes, la presión alta, nuestras rodillas que protestan, sobre todo cuando nos acercamos a la 4T y no podemos tampoco negar que nos molestan los rollitos que se marcan debajo de las blusas, que no podamos usar determinados vestidos, que en lugar de un calzón matapasiones, quieres usar una tanga seductora, los triglicéridos, colesterol, y toda una lista de males relacionados con el peso.

Entonces al margen de la deconstrucción, tenemos que entender que algo hay que hacer: y entonces recurrimos a otra técnica el empoderamiento o sea que las mujeres tomemos la responsabilidad de nuestra salud.

Y te encuentras con recetas absurdas para bajar de peso, una dice que investigadores de la Universidad de Loughborough, Reino Unido, afirman que al bañarnos con agua caliente quemamos las mismas calorías (140 en promedio) que al correr, ambas actividades durante treinta minutos, o soy la excepción que confirma la regla ya que me baño con agua como para quemar pollos y a estas alturas de la vida, ya estaría en talla 0.

Y a quienes les gusta la tecnología, hay una nueva APP Carrot, un sistema de bullyng electrónico que te manda mensajes sarcásticos y mala onda. Y aunque puedes decir como Juan Gabriel, “pero que necesidad”  de que una aplicación te ande puteando, su diseñador,  Brian Muller, no quiere que los comentarios negativos te afecten, sino que gracias a éstos te rías y decidas no perder el rumbo del régimen de dieta.

Me encanta, el titipuchal de ideas que te dan  para adelgazar que si el té de canela con limón, que si agua caliente con limón en ayunas, hasta me recetaron el té Bekunis y Orlistat para adelgazar, el primero en realidad sirve para combatir el estreñimiento y el segundo es un medicamente diseñado para personas que tienen problemas para adelgazar, ambas tienen el mismo efecto de provocarte daños estomacales que si no tienes un baño cercana, se imaginan lo que puede pasar.

Por otra parte, lo que parece la panacea, el milagro “adelgazar mientras duermes”, eso sería maravilloso que fuera real, que tuviéramos una almohada que nos mandara mensajes hipnóticos para no comer al otro día o una cama que te masajeara o te ejercitara, hasta ahora  en lo único que puede ejercitarte en la cama es teniendo un buen sexo y ya a nuestra edad, dos veces a la semana es un milagro.

No queda más que a la antigüita, una buena nutrióloga, una dieta balanceada y a caminar, nadar, bailar y de vez en cuando hacer el amor, esto nos lo podemos dar como premio o correr todos los días tras el negro del WhatsApp, y nos vemos en unos meses…

Print Friendly, PDF & Email