fbpx
Home > Opinión > Por la cuarta: Lo que aprendimos en el cine por Enriqueta Burelo

Por la cuarta: Lo que aprendimos en el cine por Enriqueta Burelo

Enriqueta Burelo Melgar Programa de la Mujer, Consejo Estatal de Población 1984, Fundadora del Departamento de Género, UNACH y fue Secretaria Municipal de la Mujer, Tuxtla Gutiérrez (2015-2018). Se ha desempeñado como articulista y conductora de televisión. Colaboró en el libro Desde mi Piel, un retrato de 20 políticas chiapanecas en el 2015.

Por la Cuarta | Enriqueta Burelo Melgar

 

 

 

El cine me abrió los ojos al sexo, cuantas de nosotras no vimos con un ojo cerrado y otro abierto, escenas eróticas que hoy nos parecen de Kindergarten, Sean Conery y Úrsula Andress en el Dr No, donde es más lo que uno se imagina que lo que pasa en realidad. Claro que eso es lo rico del erotismo, dejar con las ganas, dar solo una probadita. Y cuando habla uno de las posiciones, lo hace más de broma como el salto del tigre, el carrito de paletas o el clásico misionero, pero si vives sola con tu pareja o tus hijos ya están grandecitos y no van a interrumpir, pues empieza a celebrar la desescalada como le dicen en la madre patria o la salida de la cuarentena en los municipios de la esperanza como señala nuestro sector salud, con nuevas posiciones, que te harán disfrutar de cada encuentro que no sea más de lo mismo y para ello que más inspirador que el cine.

El cine hace milagros, como tener sexo tan fácilmente cuando los dos están como placas de tráiler, hasta atrás, eso no lo podrás hacer tu, tal vez termines con un esguince, o tu pareja con un pierna rota, calma Coita que estamos cogiendo, no estamos en gimnasia olímpica.

Ya Sabina en “Una de Romanos cantaba”: Juego de manos, a la sombra de un cine de verano, juego de manos siempre daban una de romanos… En la que recordaba como las películas eróticas italianas educaron a toda una generación.

En el juego de seducción se nos antoja en esta cuarentena, tener a nuestro lado a Mickey  Rourke conquistándonos como a Kim Bassinger susurrándome cosas al oído, dándome sin comer compulsivamente, qué rico y teniendo sexo en cualquier lugar de la casa, está también la serie Sex Education a tu alcance en Netflix, no es una aburrida clase de escuela, es ilustrativa pero si ya somos mayorcitas y mayorcitos  pues mejor ver Virgen a los 40 o Jane la Virgen.

Una buena posición es Cowgirl como en Gone Girl, donde Ben Affleck decide ponerle el cuerno a Rosamund Pike nada más y nada menos que con Emily Ratajkowski, una mujer mucho menor que está dispuesta a experimentar. En uno de sus encuentros, la pareja usa una silla como escenario para darle un giro diferente a la posición sexual de Cowgirl (el hombre sentado y la mujer sobre él) y a disfrutar como si estuvieras montando un caballo.

Mujer Bonita también tiene su momento “para adultos”, en especial esa escena en la que Richard Gere coloca a Julia Roberts sobre un piano y le hace un blow job, las dejo con la curiosidad, que la deja sin palabras. La escena es increíblemente fácil de recrear, siempre y cuando tengas un piano cerca, y creo que muchas tenemos en nuestro imaginario el deseo de hacer el amor sobre un piano.

Afortunadamente en estos días ya está lloviendo más o menos seguido, asi que aprovechar la lluvia pare recrear esa escena de Diario de una Pasión, la escena de sexo bajo la lluvia entre Rachel McAdams y Ryan Gosling, es súper romántica… y rica, después de eso un baño tibio y tu paracetamol, alarguen la escena con un masajito sexy con Vickvaporub.

Si ambos son algo narcisistas, puedes practicar hacer sexo frente a un espejo, como Nicole Kidman y Tom Cruise en Eyes Wide Shut, quienes hacen que tener sexo de pie se vea muy fácil, y todo se vuelve más interesante gracias a un espejo cuidadosamente colocado que le da un elemento tridimensional a la escena y que les permite ver todo lo que están haciendo desde un ángulo diferente.

A propósito de los riesgos de imitar escenas cinematográficas: Halle Berry  tuvo un momento peligroso y algo humillante en plena escena sexual con Pierce Brosnan, uno de los grandes iconos sexuales de los 90. Berry explicó que, mientras intentaba capturar la esencia de una Bond Girl, se terminó atragantando con algo que tenía en la boca y casi se ahoga, Brosnan tuvo que hacerle la Maniobra de Heimlich para salvarla, y se convirtió en Bond, al menos para ella.

La relación entre psique y anatomía es muy estrecha, tenemos un montón de fantasías rondando en nuestras cabezas, yo quería ser la esposa de un sultán en sueños por supuesto, nunca imaginé que podía ser la número 100 y aun hoy a las princesas musulmanas modernas no les va bien, algunas tienen que escapar con todo e hijos para pelear la custodia y divorciarse, pero hay otras fantasías relacionadas con la sexualidad más fáciles de llevar  a cabo, debes aprender también que como se relaciona afectividad con sexo y como la fuente del placer está en tu  mente y no en la entrepierna, tu mano o  el vibrador, más adentrada en el poliamor serias capaz de convencer al galán de que se liguen al vecino o la vecina, todo se vale, mientras existan acuerdos.

 

Y mientras en pantalla prendía fuego a Roma Nerón
Contra la última valla del cine y en calcetines aprendimos tú y yo

Hoy que todos andan con videos porno americanos
Para ver contigo me alquilo una de romanos

 

Ilustración: Orgasmo de Sábado por la noche” de Francisca Mayorga

Print Friendly, PDF & Email