Por la Cuarta: Vaginas húmedas y contentas. ¿Será que me vengo sin tener relaciones?, por Enriqueta Burelo

María Enriqueta Burelo Melgar originaria de Chiapas ha sido Coordinadora del Programa de la Mujer, Consejo Estatal de Población 1984, Fundadora del Departamento de Género, UNACH y fue Secretaria Municipal de la Mujer, Tuxtla Gutierrez ( 2015-2018). Se ha desempeñado como articulista y conductora de televisión. Colaboró en el libro Desde mi Piel, un retrato de 20 políticas chiapanecas en el 2015.


Por la Cuarta | Enriqueta Burelo Melgar

 

Vaginas húmedas y contentas. ¿Será que me vengo sin tener relaciones?

Muchas de nosotras hemos experimentado en ocasiones humedad en nuestros chones, y pensamos ¿me estoy viniendo?, bueno si tienes enfrente a un Liam Hemsworth, ahora que ya no anda con Milus Cyrus y está disponible, o si te gustan los nativos, a un Gael García, pues es posible que tu cerebro se estimule y te súper vengas; por otro lado puede que estés wasapeando con el galán y los mensajes estén llenos de palabritas eróticas “como me gusta tu trasero para comerlo a mordidas” o “te quiero penetrar hasta lo más profundo de tu corazón” y palabras más o menos inspiradas. Pues la humedad se puede sentir hasta China, o simplemente dado el calor nada sexual que vivimos en Tuxtla, te pondrá tus panties súper húmedas, pero también puede ser si ese líquido es medio lechoso o viscoso puedes tener una infección vaginal que se cura con Canesten, el de “las niñas bien como dice la publicidad”.

Tratando de darles información a mis lectoras sobre los flujos y no precisamente financieros, me encontré con una página de internet  XXX  y no precisamente una cerveza, y de entrada te invita a registrarte bajo esta sugerente frase si quieres follar ya está a un minuto de hacerlo… Dije qué rapidez, y me pregunté ¿te enviaran al galán a casa?, pero no, es sexo por internet a través de un chat, me dije después de esto: me tendré que confesar, pero les juro que fue accidental.

Y la curiosidad mató al gato, aquí solo me salió turicuchi, en la parte frontal de la página, un video, dejen violar su imaginación, perdón, ‘volar’ y con la siguiente leyenda “Para un hombre que su mujer tenga las bragas empapadas de flujo vaginal todo el día es un regalo de los Dioses”. Hay chicas que con tan solo el roce de la braguita con sus labios vaginales cuando andan, ya se excitan, imaginaos cuando se masturban o cuando tienen una polla dentro. Que penitencia habrá por andar viendo estas cosas, yo lo hice solo por darles información a mis lectoras sobre los flujos.

Es increíble lo que está en tus manos en el internet, a mí me gusta más el abrazo físico que el virtual, el roce de la piel, los olores, sin embargo hay de todo en la viña del señor y ya en plan curioso vi otro anuncio debajo de un video que decía: Una mujer madura, ya viuda y desesperada por un buen sexo, tiene la genial idea de hacer un trió, válgame el señor de los Cielos, esa señora si tiene imaginación.

Reculando como decimos en Chiapas, y no es albur, cuando se trata de alburear si dice Detroit, muy elegantemente y nadie sabe de qué hablas, nuestro tema eran las bragas húmedas, no se confundan con las camisetas mojadas, ese es otro cuento.

Por lo general, la secreción vaginal comienza tras el primer período menstrual de una chica y tiene varias funciones. Naturalmente, mantiene la vagina limpia, proporciona lubricación durante las relaciones sexuales y puede ayudar a prevenir infecciones.

Recuerdo en mi primera juventud, queríamos que nuestro chocho, panocha, vagina o encajillo como decía mi abuelita, oliera a flores y en ese tiempo había desodorantes vaginales y nos rociamos hasta acabar el spray, y por supuesto olías a lilas, jazmines y todo lo demás, después nos enteramos que eran dañinos. Y pueden contribuir a generar infecciones y problemas de salud en vez de ayudar a la higiene íntima, así que lo ideal es que los evites y hoy preferimos nuestro olor natural, que no sabemos realmente a que huele, decían que a pescado, pero no si a mojarra, atún, salmón, hay diferencias.

La secreción vaginal normal es clara, puede ser espesa o ligera, y generalmente no tiene olor. La cantidad producida y la consistencia pueden cambiar en diferentes momentos durante el ciclo menstrual de una mujer. Por ejemplo, la secreción puede volverse más pesada, más espesa y más notable cuando una mujer está ovulando. También puede ser blanca en este momento. La cantidad de secreción también puede cambiar debido a la actividad sexual y al uso de anticonceptivos.

Por otro lado es bueno estar atenta a  los cambios en el color, la cantidad o el olor de la secreción vaginal pueden indicar un problema. En algunos casos, es difícil hacer un diagnóstico basado sólo en la secreción vaginal. Otros síntomas, como ardor, picazón o irritación, suelen ser una mejor indicación de problemas.

Lo ideal también es que no uses ropa demasiado ajustada, antes la moda era usar pantalones de mezclilla que le llamábamos violadores, súper apretados, le quitaban la respiración no solo a la vagina, y también a nosotros, hoy que está de moda los pantalones holgados, eso paso a la historia, y la ropa interior debe ser de algodón.

Cuenta la leyenda que las juchis, o sea las mujeres del istmo no usan chones debajo de sus amplias faldas de terciopelo, habrá que hacer una investigación al respecto, tal vez le hacen la competencia a los escoceses que bajo sus varoniles faldas no usan ropa interior, o sea están de entrega inmediata.

Y hablando de vaginas y juguetes, es importante que limpies tus juguetes después de usarlos para que la próxima vez que te apetezca pasar un rato divertido no termine en una infección de orina. Con agua y jabón, cuanto más neutro mejor, será suficiente. Pasa lo mismo con las manos, boca y genitales de tus amantes. No te decimos que le hagas ir a lavarse las manos cada vez que queráis echar un polvo (aunque sería un detallazo si sufres de estas cosas), pero sí que intentes no practicar o que te practiquen sexo oral si la otra persona tiene alguna infección o herida en la boca, o la tienes tú tu en la zona genital.

En el proceso de liberación femenina y por comodidad, los pantalones ingresaron al guardarropa femenino y sustituyeron a las faldas, hoy afortunadamente, las faldas han retornado, y además se cuenta que las faldas permiten que nuestros órganos sexuales estén ventilados, por lo que el uso de estas de vez en cuando es saludable.

Y como dice María José:

Ay Ay Ay ya llegaron las que mandan

Las que se ponen bien la falda

Las que sabemos vivir (esto es así)

Ay Ay Ay ya llegaron las que mandan

Las que te hacemos sentir

Las Que Se Ponen Bien La Falda