fbpx
Home > Mundo > Protestan contra las leyes que impiden aborto incluso en caso de violación en Alabama

Protestan contra las leyes que impiden aborto incluso en caso de violación en Alabama

La batalla legislativa que se libra en Estados Unidos sobre el derecho al aborto se ha trasladado este martes a la calle. Más de 400 manifestaciones, según los organizadores, se llevaron a cabo a lo largo del país para protestar en contra de la ofensiva antiaborto que están liderando los Estados conservadores. Ocho de ellos han aprobado recientemente leyes que restringen la interrupción del embarazo, como el sonado caso de Alabama, donde los médicos no podrán practicar una intervención aunque la mujer haya sido violada o el bebé sea producto de incesto. En el corazón de Washington, a las afueras del Tribunal Supremo, se reunieron centenares de manifestantes, acompañados de precandidatos presidenciales demócratas que han hecho de este reclamo, una bandera de campaña con la mirada puesta en las elecciones de 2020.

El punto de encuentro en la capital estadounidense no fue al azar. Muchas de las leyes restrictivas ya aprobadas pueden sufrir vuelcos legislativos que las deriven al Supremo. Los conservadores saben esto y buscan desafiar la sentencia emitida por el máximo tribunal en 1973, conocida como Roe versus Wade, en la que estableció que el aborto es un derecho constitucional protegido por la enmienda 14 de la Carta Magna. Con los dos jueces escogidos por el presidente Donald Trump, la balanza de los nueve magistrados se inclina hacia la derecha con 5 a 4. “Este es el comienzo de la guerra del presidente Trump contra las mujeres”, dijo la precandidata demócrata Kirsten Gillibrand a la multitud, informa Reuters. “Si él quiere esta guerra, tendrá esta guerra y perderá”.

Aunque la tendencia a poner límites a las mujeres para que se practiquen un aborto se arrastra desde los comienzos de la actual Administración, la ley aprobada la semana pasada en Alabama encendió todas las alarmas progresistas, tanto políticas como civiles. El estado sureño le dio el visto bueno a una normativa que prohíbe la interrupción del embarazo en cualquier etapa de la gestación, salvo que la vida de la madre corra peligro. Dentro de seis meses, un médico que le practique un aborto a una mujer violada o cuyo bebé sea producto de un incesto, arriesga hasta 99 años de cárcel. Hasta el propio Trump salió a desmarcarse de la ley de Alabama, aclarando que es “fuertemente pro-vida”, pero que valida un aborto salvo en las tres excepciones comunes.

La ley antiaborto más estricta de EEUU

El proyecto de ley aprobado este martes en el Senado de Alabama, que prohíbe el aborto bajo las normas más estrictas del país, fue votado sin la venia de ninguna senadora mujer: los 25 congresistas estatales que se manifestaron a favor son varones.

La mayoría republicana en la Cámara Alta, que no cuenta con ninguna mujer entre sus 27 escaños (de 35 en total), hizo pesar su dominio. Las dos abstenciones no alteraron el panorama y el proyecto se aprobó con 25 votos a favor y seis en contra por parte de los demócratas, partido que cuenta con cuatro mujeres entre sus ocho legisladores.
Con cuatro senadores de 35 bancadas (11,4%), Alabama tiene una de las proporciones de género más desiguales del país. En el Congreso federal, el cupo femenino es de 28,7 por ciento.

La página de la legislatura hace evidente la desproporción: solo hay cuatro mujeres entre los 35 senadores
La diferencia también se hizo notar cuando los demócratas intentaron introducir una enmienda para permitir la interrupción del embarazo en los casos de violación e incesto.

21 votos en contra, otra vez todos de hombres, se impusieron sobre los 11 que intentaban aminorar el impacto del texto del proyecto.

Ahora, la situación sí está en manos de una mujer. La gobernadora republicana Kay Ivey debe firmar el proyecto para promulgarlo y no se ha manifestado públicamente al respecto.

De todas formas, su postura podría ser irrelevante: en caso de que quiera rechazarla, la abrumadora mayoría del Senado podría anular el veto y dejar firme la ley.

El texto convierte el aborto en un delito punible con penas de entre 10 y 99 años de prisión para el médico que lo practique. Sólo puede practicarse en caso de peligro de muerte para la madre o el feto. El objetivo de sus promotores es provocar una batalla judicial que llegue a la Corte Suprema de Justicia, actualmente de estrecha mayoría conservadora, con la esperanza de lograr un dictamen que siente jurisprudencia nacional y revierta el antecedente de 1973 que habilitó el aborto en todo el país.

El líder de la minoría demócrata en el Senado estatal, Bobby Singleton, dijo que a los legisladores que eliminaron la excepción de la violación o incesto: “Acaban de violar el propio estado de Alabama”.

Las activistas Bianca Cameron-Schwiesow, Kari Crowe, Allie Curlette y Margeaux Hartline, vestidas como las protagonistas de “El cuento de la criada”, protestan frente al legislativo de Alabama tras la aprobación de una ley que establece una prohibición casi total del aborto (Reuters)
“Tienen a 27 hombres del otro lado listos para decirle a una mujer qué es lo que puede hacer con su cuerpo. Le están diciendo a mi hija que ella no importa (…) Que está bien que los hombres la violen y que tendrá que tener un hijo si sale embarazada”, argumentó con indignación.
En el exterior del Senado, unas 50 personas se manifestaron cantado “¿De quién es la elección? Es nuestra elección”. Varias mujeres estaban vestidas como los personajes de “The Handmaid’s Tale”, una novela convertida en serie de televisión que describe un futuro distópico en el que las mujeres fértiles son obligadas a concebir.

 

Fuente: Infobae y El País

 

Print Friendly, PDF & Email