fbpx
Home > Salud > SIDA y las mujeres; una historia de indiferencia y sororidad.

SIDA y las mujeres; una historia de indiferencia y sororidad.

Recientemente salió a la luz una historia, que se parece a muchas que no han sido contadas por temor o por tabú.

Uno de los grupos vulnerables a la hora del contagio de VIH y SIDA son los hombres homosexuales, pero también es un riesgo para las mujeres ya que como decía un anuncio de condones hace años, no sólo te estás acostando con tu novio sino con el historial de relaciones sexuales que ha tenido antes de ti.

Recientemente salió a la luz una historia, que se parece a muchas que no han sido contadas por temor o por tabú. Después de 18 años de matrimonio y un divorcio, Diane Reeve no esperaba encontrar el amor de nuevo y menos en un lugar como una clase de artes marciales, en donde conoció a Philippe Padieu en el 2002 y se sintió inmediatamente atraída por él.

“Fue muy breve, me gusto y quise conocerlo, pero me intrigó mucho más. Era francés y guapo, pensé: bueno, otra cita y ya, a nadie le hará daño”

Como cualquier relación de adultos empezaron a salir con frecuencia (por cuestiones de tiempo), de hecho estuvieron juntos como pareja durante cuatro años y medio. Hasta que en el 2006 la hija de Reeve se iba a casar y ella invitó a Padieu a la ceremonia. Él canceló de último momento. Después de la boda Diane decidió ir a visitarlo a su casa para saber qué había pasado.

“No me llamó desde el número de su casa, lo cual me hizo sospechar el motivo de la cancelación de la boda, mientras estaba en el portón de la casa (ya que nadie respondía al timbre) lloré durante mucho tiempo y después me enojé”

Como ella pagaba el servicio telefónico de su pareja, tuvo acceso a los mensajes del correo de voz que tenía. Dos mujeres lo habían estado buscando. Después de esta incómoda situación y por fin encontrarlo, discutieron y terminaron la relación un sábado.

El siguiente lunes Diane se realizó un examen médico rutinario y descubrió que había contraído el virus del papiloma humano (VPH). Por lo que decidió advertir a las otras mujeres que podían padecer lo mismo. En el 2007, una de ellas le confesó que también se había hecho pruebas de salud y descubrió que tenía VIH. En ese momento se percató de todo por lo que había pasado en los últimos meses.

“Los problemas de salud, no tener energía, cosas que había atribuido a hacerme un poco mayor y todas esas piezas de rompecabezas cuadraban. Supe entonces a lo que me enfrentaba” explica Diane.

Sin perder tiempo, al día siguiente se realizó una prueba con su ginecólogo. “Diane, lo siento. Es positivo”, le dijo el médico tiempo después. Exámenes posteriores permitieron diagnosticarla con SIDA.

Su seguro médico no cubría el tratamiento del VIH, el cual cuesta alrededor de dos mil dólares al mes. Ella decidió hablar con su exnovio, quien le dijo: “Eh, tampoco es para tanto, todo el mundo muere de algo. ¿Por qué no sigues con tu vida y me dejas en paz?” La actitud del hombre fue sospechosa para Reeve y la otra pareja de Padieu con la que tenía contacto; así que decidieron interponer una demanda. Pero la Policía les dijo que no contaban con pruebas para afirmar que Philippe Padieu las había contagiado de SIDA deliberadamente. Así que decidieron reunir evidencia.

“En total encontramos 13 mujeres que fueron diagnosticadas con VIH” explica en entrevista Reeves. De las 13 sólo 5 acordaron testificar por el estigma asociado con el virus. Finalmente Padieu fue enjuiciado en el 2009. “Philippe nunca asumió su responsabilidad. Dijo que había sido yo la que contagió a todo mundo con SIDA, lo cual era totalmente absurdo.”

Las ex parejas de Padieu decidieron realizarse un riguroso estudio de ADN que demostró que el virus tenía un origen común: Philippe Padieu.

Es decir que él sabía que tenía VIH y aun así tuvo relaciones sexuales con las mujeres, según Diane Reeve. Actualmente ella tiene una pareja que conoce y entiende su situación. Además, lleva un tratamiento que le permite tener bajo control el padecimiento. “La medicina ha avanzado tanto que para mucha gente hoy basta con tomar una pastilla al día, y eso es lo que yo he estado haciendo por largo tiempo”.

Explica a la BBC que aún está en contacto con las demás mujeres infectadas por Padieu y han creado una red de apoyo para combatir la enfermedad pero sobre todo el estigma que conlleva la enfermedad en el mundo entero. “De verdad que nos salvamos mutuamente la vida” dice en entrevista. Mientras que Philippe fue condenado por seis crímenes de asalto agravado con arma letal (fluido corporal) y sentenciado a 45 años de prisión.

Fuente: Womenshealthlatam

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply