fbpx
Home > Opinión > Por la Cuarta: Andropausia o la segunda pubertad por Enriqueta Burelo

Por la Cuarta: Andropausia o la segunda pubertad por Enriqueta Burelo

María Enriqueta Burelo Melgar originaria de Chiapas ha sido Coordinadora del Programa de la Mujer, Consejo Estatal de Población 1984, Fundadora del Departamento de Género, UNACH y fue Secretaria Municipal de la Mujer, Tuxtla Gutierrez ( 2015-2018). Se ha desempeñado como articulista y conductora de televisión. Colaboró en el libro Desde mi Piel, un retrato de 20 políticas chiapanecas en el 2015.


Por la Cuarta | Enriqueta Burelo Melgar

 

Andropausia o la segunda pubertad

Hoy les comparto una reflexión que si bien los afectados son los hombres, indirectamente las consecuencias recaen en sus parejas, quienes sufren las secuelas que ellos están viviendo: la andropausia, y que de “macho alfas” pasen a ser “macho omega”. La vida de la  mayoría de los hombres está centrada en su poder de conquista, la práctica de la sexualidad,  la cacería de especies de uña pintada, y de repente por la disminución de la testosterona, te encuentras que aquel lobo que corría libre por las praderas, hoy necesita la pastillita no solo azul, sino verde, roja, y de todos colores para estar en forma y ser atractivo para las hembras, que para su suerte, algunas son alfas también. Y luego resulta que viejito con paga, mata a cualquier macho alfa, cosas de la vida.

En ocasiones el “macho alfa” solo está pasando por este periodo similar al de la menopausia en las mujeres, pero al parecer el género femenino está más familiarizado con estos cambios y ha ido tomando medidas para poder afrontar sus consecuencias y salir avante; “lo que no mata fortalece”, creo que las mujeres si nos hemos tomado en serio lo de que los 60s de hoy son los 40 de ayer.

Se considera que la andropausia es la segunda pubertad, ya que en ambos periodos de la vida,  las emociones están a flor de piel y se considera una etapa tormentosa con cambios drásticos de humor, es un periodo de ajuste emocional.

Para ejemplificar una situación propia de esta fase de la vida, ahí les va una: Se pueden imaginar un macho alfa, obeso, pero relamente obeso con obesidad mórbida, la cual trae consigo otras consecuencias: diabetes, presión alta y etc., etc.  Este macho sufre de incontinencia en grado superlativo, que  casi debería tener conectada una manguerita, iba a decir del pajarito, pero hay que decir las cosas por su nombre, del pene, a una bolsa, de buen tamaño, para contener el pipi de varias horas, sin embargo, algunos prefieren otro tipo de aditamentos como una botella de clamato, y digo clamato porque debe tener boca ancha, para que entre la cosita, y la usa cada media hora, con todo lo que ello implica, y en ocasiones su ropa se impregna de un olor que no es precisamente Armani.

Y una noche de amor es bastante complicada, primero pastillita azul, eso de ley, luego algo de gimnasia, si la compañera está delgada se le facilitará y más si va a clases de gimnasia olímpica ya que aquí se necesitará hacer movimientos dignos de Nadia Comanecci o Almudena Cid, y se practicaría barra fija, caballo o flic flac, y también tomaríamos un término de las mejores suertes charras: el paso de la muerte, este último es cuando la pareja también tiene sus kilitos de más y llegar al orgasmo es digno de una medalla de oro.

Si el galán tenía una carácter controlador y algo enojón, con sus dolencias estos defectitos de acrecientan por lo que debemos tener la paciencia de Job y la bondad de Santa Teresita de Jesús o la Madre Teresa de Calcuta, porque a estas alturas el nuevo puberto, quiere mamá, enfermera, cocinera, bueno un aparato multiusos mejor que multichef de esos que exprimen, cortan, pelan y hacen puré y decoran.

Me solidarizo con ustedes compañeras cuando sus parejas llegan a esta etapa y primero más que nada hay que entender que ellos están pasando por  una fase de su vida para la cual no se prepararon  y nosotros menos, todo ello está en relación con la  pérdida de la producción de testosterona  la cual es una hormona que se produce en los testículos de los hombres.

Se trata de la hormona masculina más importante, ya que influye en el mantenimiento de los huesos y músculos, en la producción de espermatozoides y glóbulos blancos, en el mantenimiento del deseo sexual y en el estado de ánimo de los individuos. Ayuda a la producción de dopamina  un potente antidepresivo natural

Entonces ya se imaginaran por todo lo que están pasando, como les afecta su estado de ánimo, experimentan un bajón de autoestima que les hace voltear los ojos y otras cosas a jóvenes, muchas veces de la edad de sus hijes, debido a que sienten que se les va el último tren y necesitan reafirmar su masculinidad. Es frecuente que los hombres empiecen a vivir peligrosamente estos años para demostrarse a sí mismos y a los demás que aún no hay rendimiento, y suceden los divorcios o separaciones. En ocasiones regresan con el rabo entre las piernas, porque ya los dejaron, se les paso la emoción y extrañan su casa, que en realidad aman a sus esposas, y todo un choro mareador, ya depende de ustedes compañeras recibirlos de nuevo.

En esta etapa de la vida de pareja, ambos necesitan estar conscientes de los cambios fisiológicos y psicológicos por los que están atravesando, si necesitan ayuda terapéutica háganlo, no por hacerse la que puede con todo, se queden a sufrir esta situación sin ningún apoyo, y también, es importante platicar con su pareja de la necesidad de esta ayuda para ambos.

Y muy importante compañeras es vital percibir los cambios emocionales que el presentará, pero sin dejar a un lado los propios. Aunque existan situaciones complicadas, intenta siempre expresar tus sentimientos de una forma asertiva, ayúdale a expresarse; a veces les falta un empujoncito para soltar la retahíla de emociones que rondan nuestra cabeza, así que ayudar a tu pareja a ordenarse os beneficiará mutuamente.

Buscar nuevas formas de disfrutar nuestra sexualidad, que él se sienta seguro sin la pastillita azul, que los abrazos, caricias y besos son parte importante de la sexualidad, inventar nuevas formas de relacionarse, ello requiere paciencia y también imaginación.

Ya lo dijo Albert Einstein, “es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia“.

 

Print Friendly, PDF & Email