En Edomex gastan dinero para AVG en camionetas y equipo de cómputo

Ciudad de México / Angélica Jocelyn Soto Espinosa (CIMAC Noticias).-  A punto de cumplirse 5 años de haberse decretado la primera Alerta de Violencia de Género (AVG) para 11 municipios del Estado de México, incluidos Chimalhuacán y Nezahualcóyotl, el primero ha recibido para este fin un total de 2 millones 616 mil 451 pesos, en tanto que el segundo tan solo en 2019 recibió 2 millones 249 mil 833 pesos.

Con una segunda AVG decretada, por desapariciones en la misma entidad, los ayuntamientos decidieron gastar el dinero de la Alerta en la compra de camionetas, camiones, impresoras, equipo de cómputo, pinta de bardas para campañas y carteles sobre la Célula de Búsqueda de Personas Desaparecidas, en tanto las desapariciones y asesinatos violentos continúan.

Cimacnoticias solicitó a través de transparencia, información a estos dos municipios para conocer cuánto han recibido para implementar las acciones de la AVG y cómo lo han invertido. De esto se desprende que Chimalhuacán recibió durante 2019 un millón 443 mil 874 pesos para la atención de la AVG, los cuales se gastaron en la adquisición de una camioneta tipo Urvan. También se gastó en archiveros, equipo de cómputo y un regulador, de acuerdo con el reporte anual de 2019 de las acciones de cada municipio para la AVG.

Según este reporte, también se capacitó y certificó a servidoras y servidores públicos en atención a mujeres y víctimas de violencia; y se rotularon bardas e imprimieron adheribles y carteles sobre las campañas de difusión de la Célula de Búsqueda de Personas Desaparecidas.

De acuerdo con los datos, 2019 fue el año que más recursos recibió el municipio de Chimalhuacán para hacer frente a la violencia contra las mujeres. En 2015 recibió 300 mil pesos; en 2016 y 2017 no hubo recurso; para el 2018, se asignaron 872 mil 577 pesos; y para este 2020 el gobierno federal no ha dado dinero. En total, este municipio ha tenido estos 5 años a su disposición para erradicar la violencia de género: 2 millones 616 mil 451 pesos.

A Nezahualcóyotl, en 2019 se le asignaron 2 millones 249 mil 833 pesos de un jalón, –casi el doble de lo que ha recibido  Chimalhuacán en estos años– los cuales se gastaron en la compra de cuatro vehículos tipo camión; una impresora multifuncional, una computadora, e impresión de publicidad.

Sin embargo, en esta misma solicitud de información se observó que en 2015, cuando se declaró la AVG ante la emergencia que desató el aumento en asesinatos de mujeres, hubo 113 y 174 muertes violentas de mujeres en Neza y Chimalhuacán, respectivamente. Para 2019 —cinco años después de la primera AVG— se registraron 230 (casi el doble)  y 140 muertes violentas de mujeres, respectivamente.

Sin resultados con la primera AVG, la entidad declaró en 2019 para estos municipios una segunda Alerta, pero por desaparición de mujeres. Al respecto, la FGJ dijo vía transparencia que al 7 de febrero de 2020 había en la entidad 2 mil 803 mujeres sin localizar, pero ninguna (según esa información) era habitante de Chimalhuacán y Nezahualcóyotl.

Lo anterior contrasta con el testimonio de Lourdes García Arizmendi, mamá de Norma Dianey García, desaparecida el 15 de enero de 2018 en los límites de Nezahualcóyotl y Chimalhuacán.

Lourdes, vivir con la incertidumbre a cuestas

Lourdes García Arizmendi está por saber si su hija Norma Dianey García, —-desaparecida el 15 de enero de 2018 en los límites de Nezahualcóyotl y Chimalhuacán, en Edomex— es una de las tres mujeres jóvenes que permanecen sin identificar en un Servicio Médico Forense (Semefo) en Pachuca, Hidalgo.

Busca a su hija desde hace dos años y tres meses pero es posible que, por las omisiones de la Fiscalía en Nezahualcóyotl y Chimalhuacán, Norma permaneció todo este tiempo en un Semefo sin que ninguna autoridad lo supiera. Norma también podría estar viva pero las autoridades ya no la buscan.

El día de su desaparición, Norma salió en la noche de su trabajo, en un Coppel. No llegó a su casa. Sus compañeros dijeron que abordó la combi de siempre. Uno de ellos, con quien compartió el transporte ese día, escuchó que recibió una llamada y dijo: “ya casi llego a la base de taxis”.

La única base de taxis en ese trayecto está en el Bordo de Xochiaca, en los límites de Nezahualcóyotl y Chimalhuacán. Muy cerca de ahí hay un canal residual en el que, durante años, se han encontrado cuerpos de mujeres. En recuerdo a ellas, madres de otras víctimas de feminicidio levantaron ahí en 2015 tres cruces rosas; en una de ellas ahora cuelga una lona con la foto de Norma.

Al día siguiente de la desaparición, la familia recibió mensajes del teléfono de Norma. Pedían 6 millones de pesos de rescate. Esa misma noche acudieron al Centro de Atención Ciudadana, de la Fiscalía General de Justicia (FGJ) del Edomex, en Nezahualcóyotl, para denunciar el secuestro de su hija pero no hubo quién los atendiera. La denuncia se levantó el 17 de enero de 2018. Las autoridades dijeron que Norma “se había ido con el novio” o estaba enojada con ellos.

Dos presuntos secuestradores, padre e hijo, fueron detenidos días después por el número de cuenta al que pidieron el depósito. Uno de ellos, el hijo, declaró que contactó a Norma por Facebook, le ofreció un trabajo y al reunirse con ella la subió en un coche, la violó, la mutiló y abandonó su cuerpo por Tezoyuca, en Edomex.

Lourdes desconfió de esta versión porque su hija (con quien tenía estrecha comunicación) no le habló del ofrecimiento. Las autoridades llevaron al detenido al lugar en el que presuntamente abandonó el cuerpo, pero ya ahí el hombre dijo no recordar. Los meses siguientes se buscó el cuerpo de Norma con perros y drones, pero nunca apareció.

Medio año después, uno de los presuntos responsables, el hijo, murió “por enfermedad” dentro de la cárcel. Con él, dijeron las autoridades a la mamá de Norma, también se fue la posibilidad de saber algo más sobre su hija. Lourdes nunca vio el acta de defunción del delincuente, por lo que hizo sus propias indagaciones y encontró que lo asesinaron. El 20 de febrero de 2019 el otro presunto secuestrador (el padre) salió libre por falta de pruebas y el caso se cerró sin ningún indicio sobre el paradero de Norma.

De acuerdo con la mamá, la Fiscalía de Nezahualcóyotl se negó a darle la sábana de llamadas para identificar el número de la última persona que habló con Norma. Ella la consiguió por sus medios y encontró que estaba vinculado con quien fuera el novio de su hija, quien nunca preguntó a la familia sobre el caso y fue llamado a declarar seis meses después de la desaparición, gracias a su insistencia.

El día de la desaparición de Norma, él salió dos horas antes del trabajo, también en Coppel, donde fue despedido después por fraude. Norma y él llevaban tres meses juntos y, a decir de Lourdes, tenían una relación conflictiva. En su declaración insistió en que Norma se fue porque estaba harta de vivir con su familia.

Lourdes aún recibe mensajes del número de su hija en fechas importantes, como su cumpleaños, para pedirle más dinero. Ella cree que aún podría estar viva, por eso continúa con su búsqueda en Semefos y Fiscalías.

Pidió ayuda a la Fiscalía de Chimalhuacán, su municipio. Le dieron mil pesos y no le dan más porque le exigen recibos de transporte. También le negaron medidas de protección pese a las amenazas que ha recibido y perdieron documentos del expediente de Norma.

La familia de Norma también pidió a Coppel una indemnización, pues la empresa dio de baja a la joven por “abandono de empleo”, pero les piden una hoja de defunción a cambio de entregarles los 4 mil pesos que le corresponden por 8 años de trabajo.

Apenas juntó dinero, Lourdes fue al Semefo de Pachuca. Ahí se enteró que desde el 18 de enero de 2018 encontraron tres cuerpos de mujeres jóvenes, uno de ellos en Acolman, Edomex, que colinda con el municipio de Tezoyuca.

Hizo las pruebas genéticas de inmediato, pero los resultados están en un par de semanas o un mes.  “Es lo que me llena de rabia. Ellos me dijeron que se habían contactado con todos los Semefos y eso fue mentira; mientras, tuve que aprender a ser abogada, a sacar cosas, a manejarme por mí misma”, declaró en entrevista con Cimacnoticias.

La periferia

Chimalhuacán y Nezahualcóyotl son colindantes entre sí y son contiguos a la Ciudad de México, por lo que miles de mujeres de diferentes edades se desplazan por sus calles a diario durante todo el día y la noche para ir de sus casas a sus trabajos o escuelas.

CIMACFoto: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
En esos municipios la violencia acecha a las mujeres en sus hogares y en la calle, pues en un recorrido por las avenidas principales se observan trayectos oscuros, llenos de baldíos o terracería, con transporte público costoso, inaccesible o irregular, y con caminos en los que todos los días las mujeres sobreviven a chiflidos, insultos, tocamientos y hasta intentos de raptos, según los relatos de las vecinas.

En el caso de la desaparición de personas, existe un baile de cifras pues las dependencias reportan datos distintos. La FGJ dijo vía transparencia que al 7 de febrero de 2020 había un total de 2 mil 803 mujeres sin localizar, la gran mayoría (756) entre 15 y 17 años de edad, pero ninguna en Chimalhuacán y Nezahualcóyotl.

Por separado, el municipio de Chimalhuacán respondió a esta agencia que de agosto de 2014 al 3 de marzo de 2020 tuvo 149 denuncias por desaparición de mujeres. Y en un comunicado público del 26 de enero, el ayuntamiento aclaró que en 2019 hubo 10 mujeres desaparecidas o no localizadas.

AVG, sin mecanismos de seguimiento

Chimalhuacán recibió durante 2019 un millón 443 mil 874 pesos para la atención de la AVG, los cuales se gastaron en la adquisición de una camioneta tipo Urvan. También se gastó en archiveros, equipo de cómputo y un regulador, de acuerdo con el reporte anual de 2019 de las acciones de cada municipio para la AVG.

Según este reporte, se capacitó y certificó a servidoras y servidores públicos en el estándar de competencia EC0497 “Orientación telefónica a mujeres y víctimas de violencia basada en el género”; estándar EC0539 “Atención presencial de primer contacto a mujeres víctimas de violencia de género”; y en “Atención al ciudadano al sector público”.

También se gastó en la rotulación de bardas, y la impresión de adheribles y carteles sobre las campañas de difusión de la Célula de Búsqueda de Personas Desaparecidas.

A Nezahualcóyotl, en 2019 se le asignaron 2 millones 249 mil 833 pesos con 37 centavos, –casi el doble que Chimalhuacán– los cuales se gastaron en la adquisición de cuatro vehículos tipo camión; una impresora multifuncional, una computadora e impresión de publicidad.

Por su parte, en un documento diferente entregado vía transparencia, la FGJ reportó que desde 2015 a 2020, estos municipios sólo llevaron a cabo para el cumplimiento de la AVG capacitaciones, pláticas y eventos, la gran mayoría sobre la implementación del Protocolo Alba.

Se solicitó a los municipios vía transparencia que detallaran los costos de cada una de las acciones, pero el municipio de Chimalhuacán ha obstaculizado el acceso a la información.

De acuerdo con el municipio de Chimalhuacán, los montos para la AVG y quién los emite han variado mucho durante estos cinco años, pues en 2015 recibió 300 mil pesos, de parte del gobierno del estado; en 2016 y 2017 no hubo ningún recurso; para el 2018, se le asignó 872 mil  577 pesos, también de la entidad; en el 2019, se le asignó un millón 443 mil 874 pesos, pero para este año fiscal 2020 el gobierno federal no ha asignado recursos.

María de la Luz Estrada, coordinadora del Observatorio Ciudadano Nacional contra el Feminicidio (organización impulsor de la AVG), explicó en entrevista que desde el inicio, la AVG fue un mecanismo venido a menos, pues la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (CONAVIM) no admitió los indicadores de cumplimiento que plantearon las organizaciones sociales y hubo resistencia para adoptar algunas acciones.

La Conavim también complejizó el funcionamiento de la AVG y actualmente no asume la coordinación de una estrategia federal que involucre a los gobiernos estatales y a los municipios para dar seguimiento, de acuerdo con Luz Estrada.

Por su parte, el gobernador de la entidad, Alfredo Del Mazo, buscó establecer nuevas medidas para las AVG pero sin tomar en cuenta o evaluar las que se hicieron antes, pues ignoró un dictamen que el Observatorio elaboró en 2018 sobre el funcionamiento de este mecanismo.

“La AVG no ha logrado impactar porque no ha habido ahorita ni anteriormente una política por parte de los gobiernos federales de realmente estar trabajando para con los gobiernos locales y obligar así a la coordinación estatal y municipal (…) al final están trabajando sin metas, sin indicadores y eso te orilla al fracaso porque acaban los gobiernos haciendo lo que se les ocurre y como no se les evalúa y nadie les corrige si están frente a impunidad, corrupción, pues al final tienes una simulación”, expresó la defensora.

Las mujeres se levantan

El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, un grupo de madres y hermanas de mujeres asesinadas y desaparecidas en el Valle de México organizaron una manifestación histórica en Nezahualcóyotl, hacia Palacio Municipal, a un costado de la Fiscalía del municipio.

Esta marcha fue convocada, entre otras, por la Asamblea Vecinal “Nos Queremos Vivas Neza”, integrada por habitantes del Edomex desde 2017, tras la violación y el asesinato de Valeria, una niña de 11 años atacada en una combi de Nezahualcóyotl.

Esta Asamblea se encarga de asesorar y acompañar a familiar de mujeres desaparecidas, violencia familiar, o feminicidio. También trabajan con la comunidad a través de talleres, foros y otras acciones públicas para visibilizar la violencia contra las mujeres, señaló en entrevista Yelitza Pareja Ruíz, integrante de la Asamblea.

Con base en información de esta colectiva, la desaparición es una de las principales problemáticas que enfrentan estos municipios pues cada semana se les pide ayuda para la difusión de un caso nuevo de desaparición. Por este delito, en 2019 se declaró la segunda AVG para la entidad mexiquense.

Pareja Ruiz observó que las acciones para atender la violencia contra las mujeres son muy distintas en cada municipio, pues mientras en Chimalhuacán existe una Unidad Especializada para la Atención de Víctimas de Violencia; en Nezahualcóyotl no existe algo así, y el Instituto Municipal de las Mujeres imparte talleres para la decoración de uñas, por ejemplo.

De acuerdo con el análisis de la Asamblea, las prioridades para las familias son la búsqueda inmediata, la investigación policial, el apoyo psicoemocional y económico para las familias, la asignación de un agente de investigación, y sensibilización a la comunidad.

Pero en ausencia de esta atención, señaló la también defensora, las familias difunden las fichas de sus hijas, piden ayuda, preguntan qué hacer, organizan brigadeo, buscan medios de comunicación, hacen movilizaciones, organizan rifas para sacar dinero y viajan a otras entidades para buscar.

De acuerdo con Pareja Ruiz, hasta ahora, lo que realmente está ofreciendo soluciones a las familias es la conformación de redes comunitarias.

Un ejemplo es Lourdes, la mamá de Norma, quien ahora forma parte de la “Asamblea Nos Queremos Vivas”, la cual conoció gracias a la madre de una víctima de feminicidio: Lidia Florencio, mamá de Diana Velázquez, cuyo cuerpo fue localizado (varios días después de haber reportado su desaparición) muy cerca de su casa en Chimalhuacán, pero sin que ahora se haya atrapado a los culpables. El 19 de marzo, Lidia y otras defensoras instalaron un memorial con la foto de Diana afuera de la Fiscalía de Chimalhuacán.

Lourdes y Lidia participan juntas en manifestaciones en Nezahualcóyotl, Chimalhuacán y la CDMX. Ambas Integran otra colectiva llamada Red de Mujeres del Oriente, conformada por otras 10 mujeres, entre quienes se han integrado nuevas familiares de víctimas.

El cierre de la marcha del 8 de marzo, las familias de víctimas de feminicidio y desaparición improvisaron un mitin afuera de la Fiscalía. Encontraron a las autoridades afuera, resguardando las instalaciones de justicia. Entre ellas estaba “María Esther Orozco Gómez ”, fiscal regional, quien escuchó nerviosa las demandas.

Las familias de víctimas de desaparición denunciaron en la cara de las autoridades las omisiones que en días pasados vivieron en es Fiscalía; por ejemplo, las hermanas de Dulce Gabriela Flórez Suárez, habitante de Nezahualcóyotl desaparecida el 12 de febrero de 2020, dijeron públicamente que ahí se burlaron de ellas por no haber podido presentar inmediatamente la denuncia, sólo les dieron la carátula del expediente, las intimidan por hacer ellas sus propias pesquisas y les niegan información.

La tía de Yadira Galván Peralta también denunció ante el micrófono que días atrás, cuando fueron a reportar la desaparición de la joven junto con su bebé, le dijeron que “debía esperar 72 horas”. Las autoridades no hicieron más que decir: estamos rebasados.

Lourdes narró a Cimacnoticias estos hechos el pasado 18 de marzo de 2020. Su hija aún no aparece. Tampoco hay datos sobre Dulce Flores; y los asesinos de Diana Velázquez continúan impunes.