Guerrero: Dejan fuera a indígenas y afromexicanas del informe de violencia de género

Integrantes de la Red de Mujeres Indígenas y Afromexicanas denunciaron la falta de integración de la perspectiva intercultural por el grupo de trabajo que analizó la situación de violencia hacia las mujeres, para determinar la procedencia o no de la segunda Alerta de Violencia de Género (AVG) por Agravio Comparado.

Como ejemplo no retomó “temas graves” y recurrente como el incesto, planteo Lourdes Juárez Díaz, integrante de la Red de Mujeres Indígenas y Afromexicanas (Remjina), quien lamentó que el grupo de trabajo haya tomado de manera muy general la problemática que enfrentan las mujeres y niñas indígenas y afromexicanas, en el estudio que presentó ante la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim).

En dicho informe de 94 páginas, para el caso de mujeres indígenas, no se hacen observaciones que señalen acciones específicas que las atiendan pese a lo complejo de la situación. Señala que solo se pidió al gobierno estatal el número de embarazos de menores producto de violación, pero no específica cuántos de estos casos corresponden a niñas y adolescentes de comunidades indígenas o afromexicanas.

“Consideramos que además de la perspectiva de género también debe contener la pertinencia cultural, de esa manera, la solicitud de esta información obligaría a las dependencias a contar con ella, en caso de no tenerla. Son insumos que permitirán diseñar políticas públicas que respondan a las necesidades específicas para las mujeres y niñas indígenas y afromexicanas”, puntualizó la también integrante del Observatorio Ciudadano de Violencias Contra las Mujeres.

Juárez Díaz dijo que el grupo de trabajo que presentó el informe ante la CONAVIM invisibilizó la participación de algunas organizaciones que aportaron sus puntos de vista e información, como el caso de Remjina, cuyas representantes se reunieron con el grupo de trabajo el 22 y 23 de abril, pero no se consideraron en el informe ninguna de sus aportaciones.

De manera concreta, Juárez Díaz mencionó que en el caso de mujeres y niñas indígenas, padecen de una situación de incesto, práctica muy grave y recurrente “que no lo vemos en el informe ni siquiera esbozado, y, por otro lado, en el caso de Remjina ni siquiera la nombran como una de las organizaciones entrevistadas, creemos que no nombrar es invisibilizar”, acusó.

Refirió que en la primera AVG, una de las recomendaciones fue la cambiar patrones culturales como el machismo y patriarcado en los pueblos originarios, aunque no solo afecta a estas demarcaciones, sino a la población en general, y ahora, en este segundo informe, tampoco ahondan en la problemática de las comunidades indígenas y afromexicanas.

De seguir así, advirtió Juárez Díaz, las políticas públicas que se pudieran implementar, se van a ir retrasando porque “no se quiere tomar el pulso, no se quiere entrar a hacer los diagnósticos pertinentes y adecuados”, imputó.

 

Fuente: SEM México

Foto: Ruleta Rusa