Por COVID-19, niños y niñas refugiadas en campamentos en riesgo de abusos y explotación

Actualmente, se están empleando grandes recursos para poner en práctica medidas esenciales de prevención y control ante la propagación de COVID-19. Esta situación causa la interrupción de los sistemas de protección infantil en los campos de refugiados y otros contextos frágiles donde viven algunos de los niños y niñas más vulnerables del mundo, colocándoles en una posición de riesgo sin precedentes.


Madrid / AmecoPress.- 30 millones de niños viven lejos de sus hogares al ser obligados a huir debido a conflictos, violencia y persecución en distintos puntos del mundo. Son menores que viven en condiciones precarias e inseguras en países de bajos ingresos y frágiles. El impacto de la restricción en la libertad de movimiento y la suspensión o alteración de la ayuda humanitaria para esta infancia vulnerable debe entenderse como una emergencia y por tanto proceder a responder de manera inmediata.

“La alta densidad de población y las condiciones de vivienda inadecuadas, incluidos los asentamientos urbanos, informales y sobrepoblados, significan que las medidas para prevenir y responder a COVID 19, como la cuarentena y el distanciamiento social, simplemente no son posibles. Por lo tanto, las poblaciones obligadas a vivir en esos lugares tendrán dificultades para protegerse del coronavirus”, explica la Directora Global de Operaciones Humanitarias de World Vision International, Isabel Gomes.

“Además de esto, los menores ya no pueden acceder a muchos de los servicios que estaban disponibles antes de este brote. COVID-19 amenaza no solo con afectar directamente a las niñas y niños, sino que también actúa como un importante multiplicador de amenazas a la protección infantil, como violencia física y sexual, explotación y abuso, matrimonio infantil, trabajo infantil y violencia de género. También es probable que esta pandemia aumente el número de menores separados y no acompañados, ya que los cuidadores mayores tienen un alto riesgo de mortalidad por el virus” comenta Isabel Gomes.

Por todo erllo, la organización sin ánimo de lucro World Vision está trabajando sobre el terreno en áreas urbanas abarrotadas, campamentos de alto riesgo y con países de acogida para prevenir la transmisión del virus y mitigar los efectos invisibles en los más vulnerables. El equipo de respuesta de la ONG World Vision está introduciendo medidas preventivas como kits de higiene, mascarillas y desinfectante de calidad, capacitación en saneamiento, protección y educación.

“Como siempre, nuestro objetivo principal es proteger a esta infancia vulnerable y sus familias de los efectos catastróficos de COVID-19 que habíamos predicho. Además de ampliar nuestras acciones directas, como la capacitación en higiene y saneamiento, también estamos trabajando con líderes religiosos y gobiernos para combatir la desinformación y alentar un enfoque en los más vulnerables, en particular sobre la limitación de acceso a extranjeros en muchos países de acogida” detalla la Directora Global de Operaciones Humanitarias de la ONG.

De esta manera, World Vision está pidiendo a la comunidad internacional que priorice la financiación destinada a la pandemia de COVID-19 para la protección de las niñas y niños y que también priorice a las poblaciones de refugiados afectados por conflictos, desplazados internos y refugiados en sus respuestas. Los programas de prevención y respuesta COVID-19, incluidos los servicios de salud y saneamiento, también deben estar disponibles para todas las personas de las comunidades, independientemente de su condición. Deben establecerse mecanismos de educación alternativos de inmediato y los servicios de educación tradicionales deben estar disponibles tan pronto como sea seguro hacerlo.

“Si bien debemos emplear nuevos métodos para abordar una epidemia en evolución y restricciones cada vez más estrictas, los esfuerzos de World Vision para proteger a las personas refugiadas y las comunidades de desplazados internos, en particular los niños y sus familias, siguen adelante a pesar de los desafíos. Es vital que el mundo proteja a estos niños de soportar la carga de este virus y seguimos instando a los líderes mundiales y al gobierno a los gobiernos a unirse en una respuesta unificada conjunta” concluye Isabel Gomes.