Intentan secuestrarla…la Fiscalía dice que no hay delito

 ¿Por qué no aparecí asesinada no hay delito? Pregunta la víctima. Estoy viva, pero tengo miedo


Oaxaca/Soledad Jarquín Edgar (SemMéxico). – “Karla” dice que está del otro lado, gracias a la intervención de su amiga “María”, quien logró evitar que un taxista consumara un posible secuestro y quizá otros delitos, incluso piensa que pudo haber sido asesinada, la noche del pasado jueves.

Se le escucha angustiada, se le ve nerviosa, pues a pesar de vivir varios minutos temiendo lo peor para ella, en la Fiscalía General del Estado de Oaxaca, ubicada en la calle de Arista en el centro de la ciudad de Oaxaca, solo le respondieron que “no había un secuestro consumado, pues no se pidió rescate por ella; no hubo robo, porque el teléfono no fue robado solo aventado por la ventanilla del taxi, y no hubo violación sexual…ni siquiera abuso”.

Es decir, la Fiscalía de Oaxaca fue clara: no hay delito que perseguir, explica sin salir de su asombro.

Entonces señala “¿por qué no amanecí asesinada, por qué no me violaron, por qué no me robaron no hay delito? Eso quiere a Fiscalía para perseguir a los responsables señala “Karla” de 25 años.

El bloqueo en las principales avenidas de la Ciudad de Oaxaca por parte del Consejo en Defensa de los Derechos del Pueblo (Codep) alteró los plantes de Karla, quien tuvo que tomar un taxi colectivo llamado foráneo de la población Ánimas Trujano sobre la avenida Símbolos Patrios, en el que viajaban otras personas.

Cuando ella se quedó sola a bordo del taxi, llamó a su amiga para decirle que se encontraba ya cerca del aeropuerto. “Ya te pasaste, tienes que volver”, le dijo María quien la esperaba a la orilla de la carretera en su automóvil.

Karla debía ser llevada a la gasolinera de San Agustín de la Juntas, por lo que insistió y se alertó cuando el taxista le dijo que no sabía dónde era y desconfió porque pensó que como taxista de la ruta debía saberlo, pero accede a regresarla, paga el doble viaje y mientras buscaba las monedas en su bolsa y aún con la puerta abierta el taxista decide echar a andar el automóvil señalando “tú ni siquiera sabes a dónde vas”.

Karla nerviosa empieza a grabar y al mismo tiempo llama a María. “el taxista arrancó no sé a dónde me lleva” alcanzó a decir, el taxista le arrebata el teléfono y lo avienta por la ventana.

María que esperaba a la orilla de la carretera y tras recibir la llamada de Karla se da cuenta y quien empieza a seguir al taxista, logra hacer que se detenga, lo encara y baja a Karla quien estaba “muerta de miedo”. Avisa que llamará a la policía, entonces el taxista escapa, incluso golpea el automóvil de María. Más tarde será el “único hecho que la Fiscalía reconoce como delito, por el daño a la propiedad”.

Muestra el número de las placas y el número del taxi perteneciente al sitio de Animas Trujano y acudieron tan pronto pudieron al municipio, donde les dijeron que considerando que “era tentativa de secuestro” deberían ir a la Fiscalía, los únicos que podían buscar al “chofer” y les aseguraron que después de tres horas ya no podían hacer nada.

En la Fiscalía ubicada en la calle de Arista, donde después de dos horas de rendir declaraciones, la Ministerio Público le informó que no procedía la denuncia, no sin antes advertirle que tendría que ser sometida a peritajes psicológicos y médicos que llevarían tiempo, “quería que desde el principio desistiera”.

Estoy viva, pero tengo miedo, dice la joven.