Violación a los derechos políticos de la alcaldesa de Aldama en Chiapas

Redacción.- El gobernador del Estado de Chiapas, Rutilio Escandón Cadenas se presentó en el municipio de Aldama, en el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, donde recibió el Bastón de Mando por parte de las autoridades de Larrainzar, donde estuvieron presentes pobladores de Mitontic, Amatenango del Valle y de la etnia chol.

Recordamos que el Bastón de Mando es un objeto que se entrega a las autoridades de distintas comunidades indígenas y lo portan quienes administran el poder dentro de una comunidad. “Esto implica: la defensa de los usos y costumbres de la comunidad en particular, una administración que parte de lo colectivo, un gobernante elegido en asamblea, una política horizontal. En otras palabras, el bastón de mando no significa que quien lo porta tiene poder de decidir por los demás, al contrario, implica que tiene que seguir la voluntad de quien se lo otorga, en consenso. El bastón es una metáfora donde la fuerza de la comunidad, de su palabra, sus costumbres y leyes es lo que se “transfiere” a través del objeto. Es una enorme responsabilidad. Por eso, portarlo no implica privilegios, sino obligaciones”.

 

Sin embargo durante la ceremonia se violan los derechos políticos de Verónica Ruiz Pérez, alcaldesa del municipio de Aldama, ya que quien sostiene y porta el Bastón de Mando es el nuevo síndico y se encuentra aún lado del gobernador del estado y del otro lado se encuentra el primer regidor y no la presidenta.

Se sabe que por los usos y costumbres las mujeres no pueden usar el Bastón de Mando, sin embargo cabe recordar que fue una mujer indígena, Carmen Santiago, quien entregó el Bastón de Mando al presidente, Andrés Manuel López Obrador. Por lo que la alcaldesa Verónica quedó invisibilzada y violentada durante un acto importante al quedar hasta atrás, sin el Bastón y no alado del gobernador como corresponde.

Cabe señalar que  Ignacio Pérez Girón  síndico municipal de Aldama y esposo de la presidenta municipal de la localidad, Verónica Ruiz Pérez fue desaparecido y asesinado en mayo de este año. Por lo que es necesario que las autoridades responsables vigilen que no exista usurpación de funciones por partes de los hombres hacia las mujeres que tienen cargos políticos y que no se violente los derechos políticos de las mujeres que gobiernan de cada uno de los municipios del estado.

Así mismo verificar que no exista simulación, como pasó con las 67 renuncias de mujeres políticas, presionadas para que renuncien a sus cargos y cedan esos lugares a personas del sexo masculino, como sucedió hace un año.

La violencia hacia las mujeres en Chiapas deben abordarse desde una perspectiva interseccional, intercultural, de  Derechos Humanos y con perspectiva de género.