fbpx
Home > Mundo > Acoso y misoginia, los ataques más comunes para las mujeres políticas en El Salvador

Acoso y misoginia, los ataques más comunes para las mujeres políticas en El Salvador


San Salvador / Tomás Lobo (Sputnik).- Las mujeres salvadoreñas candidatas en los comicios legislativos de 2021 han sido atacadas más por su aspecto físico que por su capacidad para los cargos que postulan; otra prueba de la misoginia aún imperante en una nación que fue pionera del voto femenino.

Ahora que en las redes sociales se impone el “troleo” por sobre el debate, las mujeres que se lanzan al ruedo político en El Salvador son medidas por raseros sexistas, como si optar por un cargo público fuera un concurso de belleza, que gana la que mejor luzca.

“Si sos hombre, te atacan por tus ideas, pero a las mujeres nos juzgan por cosas subjetivas, que nunca le cuestionarían a un candidato masculino”, aseguró a Sputnik la abogada Daniela Genovez, quien busca un curul por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Genovez es una de las muchas participantes en el actual proceso de elecciones primarias que sufrió ataques en redes sociales; ataques tan enconados y enfocados en la apariencia, que propiciaron una suerte de sororidad entre candidatas de partidos ideológicamente antagónicos.

Así, aspirantes del derechista partido Nuestro Tiempo se solidarizan con candidatas del FMLN y otras fuerzas políticas víctimas de alguna forma de ciberacoso en campaña, como sufrió la economista Carmen Aida Lazo durante la pasada carrera presidencial.

La compañera de fórmula de Carlos Calleja por la derechista Alianza por un Nuevo País en los comicios de febrero de 2019, confesó al periódico El Faro que le chocó la agresividad en redes sociales, sobre todo por la abundancia de comentarios sobre su aspecto físico.

“Los ataques y burlas a la apariencia física de las excelentes candidatas que se han anunciado en los últimos días son poco originales, y más bien reflejan las inseguridades sobre la propia apariencia de los emisores de dicha burla”, tuiteó Lazo a propósito del actual proceso de internas partidista, que vence el próximo 29 de julio.

Encarando a los acosadores

En vez de un ágora, las redes sociales son actualmente un circo en el que, no obstante, hay gladiadoras que no se dejan intimidar y ponen a los acosadores en su lugar. La jurista Bertha María de León es una de ellas.

Célebre por su papel como fiscal en el caso por corrupción contra el expresidente Francisco Flores, y por su defensa en los tribunales de mujeres enjuiciadas por abortar, León pasó de defender al presidente Nayib Bukele en un caso por difamación a convertirse en una de sus más recias críticas.

La inquietud que le provoca el rumbo que toma su país la llevaron a aliarse a Nuestro Tiempo para contender por una diputación, y de inmediato le sobrevino un aluvión de ataques de “troles” afines a Bukele y algunas figuras públicas, como el exdiputado Walter Araujo.

Ante las amenazas e insultos, León interpuso una demanda penal contra Araujo por el delito de expresiones de violencia contra las mujeres, y animó a otras víctimas de esta agresividad en redes sociales a denunciarlas, para sentar un precedente.

“Las personas que en su reducida mente piensan que con esparcir chambres (rumores), difamar, burlarse y hacer bullying por apariencia física, nos van a detener, están equivocadas. Nací en pueblo, crecí y estudié en escuela pública donde se sufría bullying heavy cara a cara”, recalcó la abogada.

Una ley insuficiente

Los avances en materia de género estipulados por la Ley de Partidos Políticos de El Salvador son insuficientes ante un patriarcado enraizado, que asoma incluso en fuerzas progresistas: la propia Genovez tuvo que recurrir al Tribunal Supremo Electoral para exigir su derecho a ser candidata.

“Aún hay un conservadurismo muy marcado, en general, mucho prejuicio hacia las mujeres y los jóvenes. Vemos que persiste una violencia política contra las mujeres, que como sociedad tenemos la obligación de superar”, comentó Genovez a Sputnik.

La también integrante de la Asociación Americana de Juristas valoró la valentía de las mujeres que encaran al pensamiento patriarcal que aún las considera inferiores, y que luchan por fortalecer desde el debate la democracia interna de sus partidos.

“A nivel nacional hemos visto un ataque duro, cruel, pero también vemos una valentía en muchas candidatas que han sido reconocidas por las bases, y están listas para luchar por un cambio”, enfatizó la aspirante efemelenista.

Pioneras del sufragio

Existen pruebas documentales de que las salvadoreñas fueron pioneras del sufragio femenino en la región, con una lucha que tuvo su clímax en 1921, ocho años antes de que Ecuador se convirtiera en el primer país latinoamericano donde las mujeres votaron.

Activistas como Prudencia Ayala defendieron aquel año el derecho al sufragio femenino en la constitución del proyecto de República Federal que integraría a Guatemala, El Salvador, Honduras y Costa Rica, el cual fue atacado con criterios como la supuesta fealdad de las votantes.

Si bien aquel proyecto no prosperó, Ayala devino un símbolo que desafió al sistema, al presentarse como candidata a la presidencia en 1930, dos décadas antes de que las salvadoreñas pudieran votar; una osadía por la que le llamaron “Prudencia Loca”.

A casi un siglo de aquellas reivindicaciones, el escenario para las salvadoreñas en la política dista de ser más inclusivo, pero las herederas de Prudencia Ayala luchan para cambiarlo.

Print Friendly, PDF & Email