fbpx
Home > Chiapas > Chiapas: violencia contra las mujeres se agudiza con la pandemia

Chiapas: violencia contra las mujeres se agudiza con la pandemia


El 18 de noviembre pasado la AVGM en Chiapas cumple cuatro años, las violencias contra las mujeres aumentan y con la pandemia la violencia contra las mujeres se agudiza

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas / Stephanía González.- “Estamos tratando de lucha y erradicar la violencia, pero está cada vez se transforma y toma los colores del estado. Por eso no es que sea competencia a ver quien sufre más, a ver quién tiene más muertas, sino que en Chiapas la violencia estructural es feminicida: porque cuesta la vida de las mujeres”, expresó Martha Figueroa abogada y defensora de los derechos de las mujeres en Chiapas para el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF).

Durante la Jornada Nacional contra la Violencia hacia las Mujeres en México #DistanciaSegurasySinViolencias en el marco del “Día Internacional de los Derechos Humanos” del OCNF, la activista Martha Figueroa de la organización Mujeres Libres COLEM mencionó que en el estado de Chiapas la violencia contra las mujeres chiapanecas se agudizó con la pandemia.

Hasta la fecha Chiapas continúa siendo el estado con mayor embarazos y muerte materna infantil adolescente-infantil, esto porque a las mujeres y niña “no se nos considera persona, sino como objeto o propiedad de los señores y no tiene que ver sólo con los pueblos originarios” porque el machismo, el racismo y clasicismo está presente también en el estado y en las instituciones, recalca, “se tiene la idea de los indígenas son violentos o su cultura hace que vendan a las mujeres y no vemos que la falta de lenguaje inclusivo en el estado, continúan las expresiones en los espacios institucionales todo en masculino”, y los temas de paridad “se ven como una graciosa concesión, es una simulación y vivimos fenómenos terribles”.

COLEM trabaja desde hace 31 años en Chiapas con el tema de violencia contra las mujeres y una de las agresiones que comenzaron a documentar fue la violencia sexual  la cual es “la punta del iceber” porque a partir de ahí se visibilizaron más violencias. Una de las características ha sido que la mayoría de las violaciones hacía niñas y niños son cometidas por alguien conocido en su casa, la cual hasta la fecha sigue vigente, así como el hecho de que la mayoría de las mujeres son asesinadas por personas cercanas “principalmente por la pareja, y esta característica se mantiene hasta la fecha”. De cada 10 feminicidios, ocho son cometidos por un conocido y de estos, seis son realizados por el novio, esposo “y en otros casos es el padre, compadre, maestro o hasta sacerdote”, detalló.

Después de tres años de lucha de mujeres, colectivas feministas y a pesar de una negativa del Sistema Nacional a decretar la alerta en el 2014, el mecanismo de la Alerta de Género de Violencia de Género contra las mujeres fue decretada en Chiapas el viernes 18 de noviembre de 2016, esto como como una de las muchas estrategias para denunciar y hacer visible las violencias que las mujeres viven en el estado. Desde ese año se monitorea como suben los asesinatos de mujeres, sin embargo las organizaciones civiles comenzaron desde el 2011 con la “Campaña contra la violencia hacia las mujeres en Chiapas”.

Durante la pandemia, con la alerta solicitada y litigada existe aún la simulación

En Chiapas y como en otros estados de la República existe una simulación de la AVGM, esto es un grave retroceso para la impartición de justicia y la seguridad de las mujeres en el estado durante la contingencia por el covid-19, los casos de violencia familiar aumentaron así como las violaciones y la desaparición de mujeres jóvenes.

“El desprecio, la indiferencia, la simulación como en muchas ocasiones permiten “logros” aparentes pero no dan resultados” menciona Figueroa y aclara que si existió un número de feminicidios bajo en el 2014 fue porque colectivas feministas exigían la alerta, el gobierno en turno creó espacios de atención, pero el resto del tiempo, si el número de feminicidios se mantuvo “relativamente bajo” es porque se maquillaron las cifras así como el resto del país.

Muchas niñas y adolescentes se quedaron con los agresores dentro de su hogar  “cómo le dices a una niña “quédate en tu casa”, ¿cuál casa?, cuestiona. “¿Cómo le dices a una niña quédate en tu casa viviendo la fraternidad y disfruta a tu papá y a tu abuelo que te están violando?”

Para la defensora con la llegada de la contingencia sanitaria la violencia recrudeció y se presentó un retroceso de 30 u 70 años, debido a que los casos de niños y niñas sustraídos de sus hogares aumentaron y los servicios judiciales y de salud cerraron sus puertas en algunas comunidades, y  se quedaron sin monitoreo.

“Servicios judiciales y de salud malos de malas cerraron. Todos los juzgados familiares cerraron, fueron más de dos meses en conseguir que se abrieran los juzgados civiles, se abrieran para entregar y recibir pensión alimenticia” dijo.

Además trabajadoras que atendía a mujeres en situación de violencia en la Fiscalía que atendían no contaban con protección adecuada para trabajar, por lo que no sólo personal médico falleció por covid-19 también de la Fiscalía, entre ellas la primera Fiscal Mujer.

“No importaba si éramos ricas, pobres indígenas o migrantes la violencia contra las mujeres existe en Chiapas”, expresó.

Otros datos

Otro de los problemas que expuso es la falta de atención inmediata con los números de emergencia como lo es el 911 porque “no funciona, la reacción es muy tardía” y “no reflejan lo que estaba pasando” por lo que han pedido que al menos en los municipios con alerta funcionen.

El fin de semana, COLEM registró cinco llamadas y oficialmente solo se registraron dos “no se sabe qué pasó con esas mujeres” informó Figueroa. Activistas han exigido a las autoridades que se tengan los servicios de emergencias especializados para mujeres y que respondan, “pero solo lo aplazan”.

“Tenemos estos casos, se desestima no hay justicia, el nivel de impunidad es arrasante, muy doloroso”.

Las integrantes de COLEM también han observado una variante de lapso en el que las mujeres son más violentadas: las vacaciones y festividades. “Hay un pico de violencia feminicida, que incluye la violencia sexual en los meses de abril, agosto y el periodo de Guadalupe-Reyes”

La discriminación y revictimización continúa en el estado de Chiapas, antes se culpaba a la víctima por salir de noche o trabajar de noche, ahora “dicen que se suicidio, se mató, estaba tan triste por el maltrato de su casa y el encierro de la pandemia”

Por otro lado, ante el caos existe, brotó la sororidad. Esto porque muchas mujeres rurales y en el campo aprovecharon los conocimientos que tenían para hacer canastas comunes, tianguis, apoyarse. Realizaron “cadenas de solidaridad para alimentarse y de más, pero también empezaban a ver cadenas de solidaridad para atender el tema de violencia, rescatar y decir “no están solas”.

Por ultimo menciono que la sororidad entre nosotras es indispensable “las redes salvan y tenemos que seguir dándonos las manos, creyendo en nosotras y obligar al estado a que cumpla en lo que tiene que hacer”

 

https://www.facebook.com/ocnfeminicidio.mexico/videos/1520004448200012

 

Print Friendly, PDF & Email