fbpx
Home > Opinión > Por la cuarta: De las Casamenteras al Tinder por Enriqueta Burelo Melgar

Por la cuarta: De las Casamenteras al Tinder por Enriqueta Burelo Melgar


María Enriqueta Burelo Melgar originaria de Chiapas ha sido Coordinadora del Programa de la Mujer, Consejo Estatal de Población 1984, Fundadora del Departamento de Género, UNACH y fue Secretaria Municipal de la Mujer, Tuxtla Gutiérrez (2015-2018). Se ha desempeñado como articulista y conductora de televisión. Colaboró en el libro Desde mi Piel, un retrato de 20 políticas chiapanecas en el 2015.


 

Por la Cuarta | Enriqueta Burelo Melgar

De las Casamenteras al Tinder

Hollywood y las revistas nos ofrecen una panorama de cómo funcionan los matrimonios arreglados en la India con happy end, en el cine las parejas arregladas por las casamenteras pasan por una serie de enredos tragicómicos pero todo logra arreglarse gracias a la magia del cine. Los matrimonios arreglados no son sinónimo de matrimonios forzados, la casamentera presenta varios prospectos hasta que ambos deciden, y aparentemente “vivieron felices comiendo perdices”, por la ausencia de divorcios, pero la India es la India, y todavía sobreviven tradiciones misóginas.

Imagínense una sala con toda la familia de la novia, que es una combinación de Betty la Fea antes de pasar por el maquillista y el diseñador de imagen (me van acusar con CONAPRED) y él se parece a Liam Nesson (pongo a este galán porque me encanta, aun de viejito y en silla de ruedas me gustaría), y pues Betty dice “venga, de aquí soy”, yo diría lo mismo. En estos escenarios se dan múltiples combinaciones, puede ser que el susodicho venga acompañado del hermano y quienes sufren el flechazo de cupido son la posible prometida y el hermano, y se hace la película, porque con un argumento así, hasta  Quentin Tarantino se ofrece a dirigirla.

Hoy en México y en general en el mundo occidental nos enfrentamos a la economía de la abundancia, antes no había libertad ni muchas opciones, ni tiempo que perder o se te iba el tren, en la economía de la abundancia  hay mucho donde escoger la temporalidad es variable y ya no hay presión. Siempre pensamos que podemos encontrar alguien mejor.

Yo recuerdo a una amiga bastante noviera, y tardo en casarse, cerca de los 40 años, en una época donde la media y no precisamente Canon Mills eran los 22 años, para el casorio, tuvo uno novio alemán, pero se le hacía difícil el idioma apenas si podía pronunciar ich liebe dich, y consideraba que aunque le diera diez litros de pozol no iba a quedarse a vivir en Chiapas, tuvo un ingeniero que no construyo los puentes correctos, otro pasadito de peso, considero que podía romper la cama, un regio bastante codo, finalmente encontró la horma de su zapato y está bien casada. Y no ha ingresado a la otra media, que dice que los matrimonios se terminan a los 7 años, ¿recuerdan la famosa película de Marilyn Monroe?,  La Comezón del Séptimo Año.

Y en esta abundancia tenemos a jóvenes y no tan jóvenes que ya experimentaron con 5 parejas, por poner un número y les hicieron un scanner de punta a punta, y siguen en la búsqueda de la pareja perfecta, algo así, como la búsqueda de la esmeralda perdida o del Santo Grial, o enamorarte de poetas es sufrir su neurosis y aparte mantenerlos, ellos son edición especial y viven en la Nube, a menos de que sean Gabo, Fuentes o Vargas Llosa, que son millonarios gracias a la regalías.

En mi época muchas se casaban por que la temperatura estaba a punto de ebullición,  querías pasar a la siguiente etapa y todavía tenías una especie de cinturón de castidad gracias al cuidado paterno, o a los hermanos o hermanitas menores que hacían el papel de chaperones, hoy la liberación sexual nos dice al oído: para que unirnos a una sola persona si la libertad sexual nos deja experimentar y disfrutar.

Recuerdo el primer número de Cosmopolitan que causó sensación allá por los años 70s, uno de los artículos se titulaba ¿Eres una virgen enlatada?, el cual hablaba de que tenías ganas de perder el tesorito pero no te atrevías, y era difícil. El colegio de monjas, las abuelitas, el miedo a embarazarte, no sabías nada de anticonceptivos. Recuerdo que a unas amigas, ya mayorcitas, les decían “las Cuauhtémoc” porque no entregaban el tesoro aunque les quemaran los pies, todavía muchas jóvenes en aquella época las casaron al quedar embarazadas. También, te recomendaba que cuidaras la ropa interior, que no tuviera un hoyito o mancha, por si las dudas,

Por otro lado, algo que se inicia en mi generación o un poco mucho, antes, fue la autorrealización, el continuar estudiando, hacer una carrera, viajar, disfrutar de la vida, y no tener los obstáculos de las tareas domésticas, el cuidado de los hijos,  la triple jornada, ante este panorama, se ofrecen nuevas modalidades de relaciones a escoger: Amigos con beneficios o con derechos, amigos con derecho al roce, amigo novios, son una relación amorosa y erótica en la que se niega, no solo el encuadre matrimonial, también el compromiso de un noviazgo.

Cada uno en su casa: este tipo de pareja es frecuente encontrarla entre personas que superan los 40 años de edad, eligen compartir la vida con el otro, pero sin el desgaste que genera la convivencia.

Relaciones en línea: las páginas de internet destinadas a conocer gente y las redes sociales, se han convertido en un método habitual para encontrar a ese alguien especial. Allí se produce una conexión, una afinidad, muy real, very hot.

Lo que está claro es que, aunque no hablamos de algo definitorio, las webs y aplicaciones de dating han revolucionado la manera en la que conectamos con posibles intereses románticos, y esto también es una cuestión de apocalípticos e integrados.

Las relaciones del tipo ‘juntos el fin de semana’ funcionan bajo el concepto de ‘luna de miel’ y suelen estar compuestas por adultos entre 25 y 35 años que, al encontrarse en pleno desarrollo de su carrera profesional no cuentan con el tiempo para participar en el día a día de una relación

Seas de los que usan Tinder o de los de la discoteca de toda la vida, lo cierto es que el 39% de las parejas ya se conocen a través de webs y apps de dating, que te puede ofrecer una opción más amplia de parejas que lo que te ofrece Tuxtlita, La Bella.

Así que a escoger que tipo de pareja quieres y vivieron felices…

 

 

 

.

 

 

 

 

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email